elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • Noticias Locas.com

Engañan al personal de ambulancia

Una familia oriunda de China se metió en problemas por engañar al personal de una ambulancia para que llevaran a Xu Wanfan, de 75 años, quien se encontraba en terapia intensiva, a hacer un trámite al banco.

La esposa de Xu olvidó la contraseña de la cuenta bancaria de su marido, de donde sacaba el dinero para mantener a toda la familia. La cuenta quedó bloqueada y el banco les dijo que la única manera de desbloquearla era que el titular se presentara en persona para resetear la contraseña.

Como Xu no podía ser trasladado en taxi por lo grave de su enfermedad, la familia le dijo al hospital que querían llevarlo a la casa para que pasara allí sus últimos días.

Pero en el trayecto, pidieron frenar en el banco, le ayudaron a hacer el trámite a Wanfan, y luego le dijeron al equipo de la ambulancia que habían cambiado de opinión y que mejor lo llevaran de regreso al hospital.

 

Todo en el mismo lugar

Parece que en la ciudad de Remis, Francia, la falta de metros cuadrados disponibles es un verdadero problema.

Tanto es así, que entre los muy pequeños departamentos anunciados para alquilar, se encuentra uno de nueve metros cuadrados, que tiene el inodoro, la cocina y la ducha integrados.

El diminuto lugar ofrece también una litera, y está disponible en 200 euros al mes, para todo aquel que no le preocupe demasiado el tema de mezclar la higiene personal con la higiene de la comida, puede acceder.

 

Contratan solo a gemelos

Un restaurante de Moscú, Rusia, emplea solamente a gemelos idénticos, como una nueva táctica para atraer clientes.

El dueño, Alexei Khodorovsky, dijo a la BBC que frente al muy competitivo panorama de restaurantes, era necesario tomar medidas extremas, con el objetivo de atraer a los clientes.

Sin embargo, el empresario admite que encontrar la cantidad de gemelos con experiencia de camareros, necesarios para atender todo su local, es un gran desafío.

 

Cenan en silencio

Si lo que están buscando es un buen momento de silencio y relajación, el restaurante “Eat”, de Brooklyn, Estados Unidos, es el lugar ideal.

Este sitio se destaca del resto porque durante la comida, los clientes no pueden emitir ni el más mínimo sonido.

Nicholas Nauman, cheff principal del restaurante, dice que sacó la idea de un viaje que hizo a India, donde los monjes budistas comían en completo silencio: “Es otra manera de comer, prestándole atención a la comida y no a las distracciones”, explica.

Sorprendentemente, la idea resultó muy exitosa. Todos los clientes respetan las reglas y el restaurante se encuentra, por lo general, repleto.

John Gordon, dueño del local, dice que la experiencia se asemeja a la meditación, y que “el silencio habla por sí solo”.

Tomado de noticiaslocas.com