•  |
  •  |
  • END

Un certero golpe en la mandíbula “noqueó para siempre” a Emilio David González Sequeira, de 31 años, quien murió desnucado la noche del sábado en el barrio Ducualí.

El hecho no fue antecedido por ningún pleito, según comentó doña Silvia Leyda Rodríguez, de 51 años, madre del infortunado.

La dama solicitó que la muerte de su único hijo no quede en la impunidad, aunque haya sido un familiar el que provocó la desgracia.

“Mi hijo estaba cenando, él estaba tomado, salió a decirle a un vecino que se fuera a dormir porque tenía que trabajar, y Ricardo le dio el golpe, se cayó y como estaba bastante mareado, se dio un golpe contra el adoquín y ya no se levantó más”.

Aunque paramédicos de Cruz Roja Nicaragüense se presentaron al lugar de los hechos a brindar los primeros auxilios, fue imposible ayudar a González, porque falleció en el acto.

El comisionado Edgard Sánchez, segundo jefe de la Cuarta Delegación de Policía, confirmó que la persona que dio muerte a Emilio David fue su primo, Ricardo José Sánchez Blass.

Algunos familiares de Emilio José informaron que Ricardo había huido, pero la mañana del domingo se presentó a la Policía y se entregó.

“Aunque sea una mujer sin recursos económicos voy a llegar hasta el final. La muerte de mi hijo no se va a quedar así como así, fue una persona la que murió, no un animal”, aseguró doña Silvia Sequeira.

Emilio David González Sequeira deja en la orfandad a una pequeña de ocho años, era mecánico y laboraba en un taller ubicado en el mismo barrio que lo vio crecer y morir.

La vela se realizó de la sastrería “El Estilo y la Moda”, una cuadra al este, dos cuadras al sur, en el barrio Ducualí, aunque el entierro será hoy en el municipio de Tipitapa.