•  |
  •  |
  • END

Con quemar las casas de los presuntos autores de los dos homicidios ocurridos la noche del sábado en el barrio Bóer, amenazan familiares y vecinos de las víctimas fatales, quienes alegan que la Policía supuestamente “no ha hecho nada” y por lo tanto tomaran justicia por sus manos.

Léster Alexander Padilla, de 18 años, y Carlos Antonio Peralta, de 19, perecieron baleados la noche del sábado, mientras que un joven llamado Luis, pero apodado “El Mono”, está gravemente herido en un centro asistencial privado.

Aunque medios radiales hablaron de un asalto que salió mal, la Policía aún no sabe por qué mataron a los muchachos, pero sí confirmaron que no se trata de un enfrentamiento de pandillas como se presumía.

Doña Miriam Padilla dijo que su hijo, Léster Padilla, salió con Carlos rumbo a la panadería, cuando fueron interceptados por Norberto, Henry y Ronald, quienes sin mediar palabras les dispararon, supuestamente.


“No se metían con nadie”

“Mi hijo no se metía con nadie. Este dolor que me embarga no se lo deseo a nadie, quiero que se haga justicia, que no quede impune como la muerte de José Machado Largaespada hace tres meses, cuyos homicidas siguen en libertad”, dijo doña Miriam.

Asimismo, advirtió que aunque los supuestos homicidas de su vástago y del otro joven sean adinerados, que no crean que “la justicia no los alcanzará”.

“A los pobres no nos escuchan, para nosotros no hay justicia, esos que mataron a mi hijo y a Carlos son delincuentes reconocidos, pero como ellos le pagan a la Policía, la tienen de su parte”, denunció la mujer, versión que las fuerzas del orden rechazaron.

Dijo que vecinos y ella van a esperar que los agentes policiales investiguen y capturen a los homicidas, “pero si no hacen nada, vamos a ir a quemar las casa de esos asesinos”.


Dos versiones
La comisionada Miriam Marta Torres, jefa de la segunda delegación de Policía, dijo que se investiga a profundidad qué fue lo que ocurrió en el barrio Bóer, específicamente de la Llantera Colón, media cuadra al norte, donde perecieron dos muchachos y uno quedó herido.

“Lo que tenemos es que los presuntos victimarios estaban en una fiesta de 15 años, los dos jóvenes fallecidos estaban es una esquina, todos andaban con armas, hubo una discusión, se dio un intercambio de disparos y el resultado fue lamentable”, comentó la comisionada Torres.

Manifestó que el herido fue trasladado al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, pero a la hora de la visita médica ya no estaba, es decir huyó del centro asistencial.

Otra versión que maneja la Policía es que el crimen se debió a una rencilla por la muerte de José Machado, alias “Josecito”, en julio de este año, quien era amigo de Léster Padilla y de Carlos Peralta. Al parecer, hubo un reclamo, amenazaron a los supuestos homicidas, pero quienes terminaron muertos fueron los reclamantes.