elnuevodiario.com.ni
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Noticias Locas.com

Viaja por el mundo con un esqueleto de plástico

Susan Weese, una estadounidense, decidió emprender un viaje de un año por Europa, de una forma un tanto peculiar: llevó consigo un esqueleto de plástico de tamaño real, al que bautizó “Sam”.

La idea de la mujer es realizar una especie de proyecto fotográfico en el que recolecta imágenes de Sam en distintos centros turísticos y haciendo todo tipo de actividades, desde visitas al Coliseo, hasta un viaje por Venecia.

Sin embargo, durante el viaje, que comenzó el 31 de octubre de 2012, Susan tuvo que enfrentar un par de inconvenientes... al parecer, no es tan simple explicar por qué uno acarrea un esqueleto que parece humano en hoteles y en aeropuertos.

Celular lo salva de una bala

A un empleado de una estación de servicio en Florida, Estados Unidos, le salvó la vida su celular, al frenar el impacto de una bala que disparó un delincuente.

Según informó la Policía, un ladrón entró a la estación de servicio donde trabajaba el hombre con otros tres empleados, y trató de robar el dinero que había en la caja. Como ninguno de los que trabajaban allí pudieron abrirla, el delincuente realizó algunos disparos y huyó.

Una de las balas fue dirigida al abdomen de este hombre, que, milagrosamente, tenía su celular guardado en un bolsillo de su camisa, y frenó la bala, dejando al empleado casi intacto.

Casi se la come un elefante durante su casamiento

Una mujer de Melbourne, Estados Unidos, que en busca de una experiencia exótica viajó a Tailandia para casarse, se pegó un buen susto cuando un elefante local trató de “comérsela”.

Es que la mujer se acercó al elefante para tocarlo, y antes de darse cuenta, el animal había enrollado su trompa alrededor del cuello de la novia y trataba de metérsela en la boca, ante las risas de los presentes.

Si bien el dueño asegura que estas reacciones son típicas en los elefantes, y que lo hacen para jugar, la novia quedó un poco alterada. Por suerte, la situación duró unos pocos segundos, y no dejó más daños que un fuerte aroma a aliento de elefante en el pelo de la mujer.