•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Inventan helado fluorescente

El inventor Charly Francis, de Bristol, Inglaterra, creó el primer helado fluorescente de la historia, utilizando una proteína sintetizada que hace brillar a las medusas.

A Francis se le ocurrió la idea luego de investigar sobre las criaturas marinas, y convenció a expertos chinos para que produzcan la proteína en su laboratorio. Basta con pasar la lengua por el helado para activar la proteína y que empiece a dar un resplandor verdoso.

A los empresarios les pareció adecuado lanzar el nuevo producto el 31 de octubre, para celebrar Halloween. El único problema es que no todos los padres podrán comprárselo a sus hijos, ya que cuesta 140 libras cada cono.

Can se gradúa en falsa universidad

La cadena de noticias BBC desenmascaró el falso funcionamiento de la “American University of London” (AUOL), una institución que daba títulos de nivel superior a quienes pagaran una cuota determinada.

Los periodistas de la agencia tuvieron una astuta idea para demostrar que la universidad no era real: crearon un falso currículum vitae para un perro llamado Pete, lo enviaron a la Facultad, y, después de pagar 4,500 libras, el can consiguió su diploma de “Consultor de gestión”.

Así quedó comprobada la razón por la cual en esa universidad los estudiantes se recibían en tiempo récord, no era por la excelente calidad de los docentes, ni por los materiales de estudio, sino porque era un fraude.

Llama a la Policía por un taxi

Robert Nedeski, de 36 años, fue arrestado en Nueva York, Estados Unidos, por llamar en repetidas veces al 911 pidiendo que le enviaran un taxi a la dirección donde se encontraba.

Parece que, alrededor de las tres de la madrugada del jueves, Nedeski iba en un taxi, camino a su casa, cuando se peleó con el conductor por la tarifa que cobraba. El taxista se cansó y bajó al hombre a mitad de camino, dejándolo varado.

Robert decidió entonces llamar una y otra vez al 911 exigiendo que mandaran un taxi para que lo llevara a su casa. Cuando la Policía llegó al lugar y le dijo que dejara de llamar, Nedeski les repondió con insultos y, finalmente, los oficiales lo arrestaron por alterar el orden público.

Las autoridades no saben si el hombre estaba bajo la influencia de alguna sustancia o no, pero aseguran que actuaba muy extraño.