•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después de cinco días de intensa búsqueda apareció, pero sin vida, el joven Gustavo Alberto Castillo Martínez, de 21 años. Él había desaparecido de manera extraña la madrugada del sábado en el barrio capitalino “Cristo del Rosario”.

La voz de alarma del hallazgo de cadáver corrió como pólvora en el barrio y a escasas tres cuadras de la vivienda de Castillo, fue encontrado su cuerpo entre la maleza a orillas del lago Xolotlán, que colinda con el barrio. Su rostro estaba aparentemente calcinado y mostraba golpes en diferentes partes del cuerpo.

“Para mí a ese muchacho lo mataron en otro lugar y lo vinieron a tirar aquí al filo de la madrugada, porque la familia tiene días de andar buscándolo y ahí no había nada”, dijo una de las vecinas que prefirió no identificarse.

“¡Claro que buscamos en esa zona!, (del cauce) y no había nada. Además, él andaba con otra ropa el día que desapareció; para nosotros que lo cambiaron (de vestimenta) para que la familia no lo reconociera, pero fue por dos pulseras que él usaba en uno de los brazos que se le reconoció desde largo”, dijo visiblemente consternada María Tórrez, quien fue su niñera y la noticia le cayó como “agua fría”.

“El día que él desapareció estaba donde la novia en el mismo barrio, pero llegó un sujeto que le dicen ‘La Rata’ y lo llamó, supuestamente para pedirle un cigarro y luego se lo llevó, de ahí no supimos más de él. Hasta en los medios de comunicación habíamos puesto el aviso de su desaparición”, manifestó Lauren Castillo, única hermana de la víctima.

¿Rencillas?

“El muchacho era mecánico, reparaba motos y que nosotros supiéramos no se metía con nadie, más bien trabajaba con la juventud y era muy activo. No sé quién pudo hacerle algo así, todavía no salimos de nuestro asombro”, manifestó otra de las vecinas.

“Es una lástima cómo terminó la vida de un buen joven, él estaba platicando con mi hija, minutos antes que ‘La Rata’ se lo llevara y hasta le trajo chocolate porque estaban cumpliendo ocho meses de noviazgo, no me explico qué fue lo que pasó”, dijo consternada Diana Huerta.

Agentes del Distrito Dos de Policía investigan el hecho, y detuvieron a «La Rata».

El cuerpo fue rescatado por los Bomberos y trasladado al Instituto de Medicina Legal para determinar si hubo mano criminal en el deceso del joven.

 

En orfandad

Gustavo Alberto Castillo Martínez dejó un niño de tres años en orfandad. Su cuerpo fue velado en el barrio “Cristo del Rosario”, de los Balcanes tres cuadras al sur y sepultado en el Cementerio General.