Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Fianza exorbitante
Pese a que el Ministerio Público solicitó para Ricardo José Sánchez Blass, de 20 años, medidas alternas a la prisión y una caución económica de no imposible cumplimiento, tal como mandata el Código Procesal Penal, la juez Martha Martínez le impuso ayer 5,000 córdobas de fianza, decisión que el abogado Francisco José Ciezar no protestó, por lo que su cliente se quedó en prisión hasta el 29 de octubre, día de la audiencia inicial. El veinteañero está acusado por la supuesta autoría del homicidio imprudente de David Emilio González Sequeira, de 20 años, quien perdió la vida por trauma craneal al caer sobre el adoquinado tras recibir “un derechazo” en el costado izquierdo del cuello por parte de su primo, hecho acaecido el sábado 18 de octubre, a las nueve de la noche, en el barrio Ducualí. La acusación que la fiscal Martha Landero presentó en el Juzgado Cuarto Penal de Audiencias refiere que víctima, victimario y otros amigos estaban tomando licor en la calle, hubo una fuerte discusión entre Sánchez y González, pero fue este último el que terminó “noqueado para siempre”. El abogado del acusado contradijo el escrito acusatorio diciendo que no hubo discusión, mencionó que su cliente se entregó voluntariamente a la Policía, además dijo que David Emilio murió por la caída, no por el golpe que recibió en el cuello.

Se enfermó apenas la sentenciaron
El juez Octavo Penal de Juicio, Tomás Eduardo Cortés envió un oficio al Instituto de Medicina Legal para que valoren a Jacqueline del Socorro Vargas Martínez, quien supuestamente el día que llegó al juicio sufría de fiebre. La procesada fue declarada culpable como cooperadora necesaria del homicidio de Jessica Yasuari Morales y violación de domicilio en perjuicio de Brenda Teresa Morales. Por el primer delito, el juez le impuso a la mujer una pena de nueve años y seis meses de presidio y por la violación de domicilio tres meses, de tal forma que saldrá libre hasta el 6 de enero del 2019. La sentencia le fue notificada ayer a Vargas Martínez, quien tiene dos hermanos gemelos llamados Donald y Jorge Luis Vargas Gutiérrez, ambos de 25 años, quienes no han dado la cara por ella en los juzgados, pese a que también fueron acusados y aparentemente tenían más responsabilidad que ella. Supuestamente fue Donald el que le propinó una estocada en la espalda a Morales en reclamo por un perro pastor alemán que la familia de la víctima había comprado en 150 córdobas, sin saber que el animal era robado. El crimen ocurrió el 19 de febrero de este año, en el Barrio Santo Domingo.

Juicio por muerte de policía
Diecisiete días tendrán que esperar los familiares del policía José Rafael Acosta, antes de que los miembros de un jurado de conciencia o el juez de derecho decida el diez de noviembre si Laura Carolina Soto Sirias, de 23 años, es culpable o no del homicidio imprudente del policía de Tránsito, quien al momento de su deceso tenía 37 años. El abogado de la acusada había renunciado al juicio con jurado, pero el juez Tomás Eduardo Cortés emitió un auto aclarándole a la defensa que debe ser ella la que de viva voz haga su renuncia. Los hechos por los que la joven será juzgada, ocurrieron el 31 de agosto de 2008, cuando la acusada, conduciendo en aparente total estado de ebriedad, levantó por los aires la moto del policía, que regresaba de laborar.