•   BLUEFIELDS, RAAS  |
  •  |
  •  |


La enseñanza bíblica que reza: “Con la moneda que pagues te pagarán, con la vara que midas te medirán”, se hizo realidad en la comarca El Lajero, del municipio caribeño de El Tortuguero, donde José Tomás Gómez Díaz, de 45 años, fue descuartizado a machetazos por un adolescente de 15 años.

El jovencito al parecer sólo se vengó de esa manera porque el hombre le mutiló ambas manos a su cónyuge, Susana Zamora Pérez, de 23 años, quien es tía del menor vengador.

Un informe policial indica que el miércoles 28 de noviembre, Tomás Gómez quiso obligar a su mujer, Susana Zamora, para que se mudaran a la comunidad de Kum Kum, y como ella se rehusó, tomó un machete, le cercenó las dos manos y la oreja izquierda a la joven, y la hirió en otras partes del cuerpo.

Después de lesionar gravemente a su cónyuge, Gómez trató de huir a caballo, pero fue alcanzado por Anselmo García, de 32 años --tío de Gómez-- y por un sobrino de la lesionada, de 15 años, a quien llamaremos “Juan”.

Muchacho exigía justicia

García declaró que “Juan” le asestó un cinchonazo a Gómez que lo hizo caer de la bestia. Después le dijo: “Tenés que responder por lo que le hiciste a mi tía”. “Tomás dijo: ‘A mí nadie me atrapa, o te mato o me matás’. Inmediatamente él y Juan se machetearon, sin que yo los pudiera convencer para que no siguieran peleando”, relató García.

Anselmo García dijo que “Juan” le cortó las dos manos a Tomás Gómez, tal como lo hizo él a Susana Zamora, y cuando cayó al suelo el adolescente gritó: “Mejor lo mato, porque si no él puede matarme a mí”, y lo ultimó.

El divulgador policial, subcomisionado Rolando Coulson, informó que “Juan” y Anselmo García fueron detenidos y serán procesados por homicidio en perjuicio de Tomás Gómez, el hombre que murió con las manos amputadas después de que él hiciera lo mismo con su mujer.

Susana Zamora está postrada en una cama del Hospital Regional de Bluefields donde convalece de las heridas que le provocó su marido, y ni siquiera se ha enterado de que él ya está muerto. Cuando conversamos con ella respondió que lo que más le duele es que ya no tiene sus manos para trabajar y darle de comer a sus tres hijos, que quedaron a la intemperie.

Zamora confiesa que durante varios años sufrió junto a sus hijos por los vejámenes a que era sometida por Gómez. “Él me golpeaba con garrotes, me ponía un machete en el pescuezo y vivía diciendo que cualquier día me mataría a mí y a los niños”.

Suegra amenaza

Insólitamente, Remigia González, una amiga de Susana que la acompaña en su lecho, denunció que la madre del verdugo ha llegado al hospital de Bluefields y se ha dado el lujo de amenazar a su antigua nuera sin importarle su estado grave.

“Esa señora (madre de Gómez) le dijo a Susana que le va a quitar los tres niños y la quiere culpar por la muerte de ese hombre, que es mi primo, pero lo desconozco por lo que le hizo a mi amiga”, comentó Remigia, que tampoco está enterada de la muerte del susodicho.

La presidenta del Consejo Regional de la RAAS, Lourdes Aguilar Gibbs, visitó en su lecho a Susana Zamora, para alentarla y ofrecerle ayuda para adquirir prótesis, medicinas y tratamiento psicológico.

Aguilar reaccionó indignada cuando se enteró de que Zamora había sido amenazada por familiares de Gómez en el hospital de Bluefields. “Hablaré con la Policía para que protejan permanentemente a Susana”, señaló, reconociendo que ella misma ha sido víctima de violencia intrafamiliar.

“Hablaré con la jefatura de la Comisaría de la Mujer de la RAAS para que investiguen a fondo varios casos de maltrato, violación y asesinato de mujeres, los cuales están impunes”, prometió Aguilar.

Mientras tanto, en Bluefields y en otras comunidades de la RAAS se han producido manifestaciones de apoyo para “Juan”, el adolescente de 15 años que mató al verdugo de su tía.

“Él estaba claro de que las autoridades no iban a hacer nada, por lo tanto hizo bien al tomar venganza”, comentó una ciudadana que omitió su nombre.

Valga recordar que este hecho ocurre a pocas horas de que cinco supuestos abigeos fueran degollados en El Tortuguero.