Róger Olivas
  •   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Visiblemente consternada, Arlen Arrieta Rueda exigió justicia por la muerte de su hijo, Jeyson Antonio Arriola Gómez, quien dentro de dos semanas cumpliría 18 años, pero el miércoles falleció aplastado por un camión.

“Por irresponsabilidad no se percató de que mi hijo iba a abrir una de las cajas del camión para bajar el maní”, apuntó la dama al referirse al conductor del camión, quien ya está preso.

La víctima tenía 15 días de laborar como ayudante del camionero y, según sus parientes, era responsable, no tenía vicios y se había bachillerado el año pasado.

Cómo fue

El accidente ocurrió cuando el vehículo blanco de barandas, placa LE 15985, conducido por Darwin Nelson Olivas Guerrero, de 32 años y originario del municipio de Quezalguaque, retrocedía a las 6:00 p.m. del miércoles.

El joven bajó del camión para abrir un compartimiento del automotor propiedad de Paola Zoraida Herrera, y el chofer no se percató de que estaba atrás y lo comprimió contra una caseta angosta, en el área de descargue de una empresa acopiadora de maní ubicada en el kilómetro 101 de la carretera Chinandega-León, cerca del empalme del poblado de Posoltega.

El dictamen del forense Róger Pereira Umaña revela que el muchacho falleció instantáneamente debido a trauma craneoencefálico severo

y politraumatismo.

Arriola Gómez era originario de la comarca Verónica Lacayo, jurisdicción del municipio de Telica, León, y fue sepultado a las dos de la tarde del jueves en el cementerio del municipio de Telica.

 

"Varios testigos oculares del accidente afirman que el conductor es el culpable de la muerte, porque no tomó las medidas de precaución al retroceder, por lo que exigimos justicia”.

Tomás de Jesús Arrieta
Abuelo de la víctima