• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

“La Policía me obligó a confesarme culpable del crimen, para eso utilizó la tortura, me tuvieron desnudo y colgado por horas”, alegó William René Castillo Medina, de 32 años, cuando terminó el juicio oral y público en el que fue declarado culpable por el asesinato de quien en vida fuera el taxista Leoncio Padilla Pérez, de 65 años.

Junto a Castillo también fue inculpado Francisco Hilario Araica Pomares, de 24 años, quien se limitó a disculparse con la familia doliente: “Pido disculpas a los familiares, y les digo que yo solo estuve en el momento y lugar equivocado”.

La fiscal Grethel Fernández solicitó 30 años de prisión (10,950 días) para cada uno de los acusados por el delito de asesinato, y siete años más por el robo agravado, porque Castillo y Araica pretendían vender en piezas el taxi Lada rojo, placa M-01755, que Padilla conducía el pasado 14 de julio.

ADN lo hundió

Ese día los acusados abordaron el automotor y golpearon y tiraron a la víctima en la laguna de Xiloá.

Los abogados defensores solicitaron la pena mínima para los acusados, pero la jueza no estableció fecha para leer sentencia condenatoria.

El juicio técnico donde estos dos ciudadanos fueron inculpados se celebró en el Juzgado Distrito Penal de Juicios del municipio de Ciudad Sandino, donde la jueza Ana Cecilia Oviedo emitió su fallo de culpabilidad con base en las pruebas de ADN realizadas por el Laboratorio Central de Criminalística de la Policía, la declaración testimonial del forense Néstor Membreño y un vídeo.

Prueba contundente

“En el vídeo presentado por la Fiscalía durante el juicio, Castillo confiesa cómo cometió el crimen; se observa una narración elocuente, sin que hubiese de por medio intimidación, también está la confesión del otro acusado, quien colaboró para encontrar el cuerpo”, señaló la jueza en el fallo.

“El informe pericial genético elaborado por el perito Loriet Rodríguez, del Laboratorio Central de Criminalística de la Policía, señala que las manchas de sangre en la vestimenta y zapatos de Castillo coinciden en un 99.9% con el perfil genético de la víctima”, manifestó la judicial.

“Además, el testimonio del forense señala que la víctima fue golpeada en el rostro y en la cabeza con un objeto contuso, por lo que quedó inconsciente; aún estando vivo, fue lanzado al agua, por lo que catalogó la muerte como violenta. Los acusados le llevaban ventaja a la víctima, quien era de estatura baja y delgado. El médico consideró que una sola persona no pudo cometer el crimen”, finalizó diciendo la jueza.

Captura

Los ahora inculpados fueron capturados en Nagarote, cuando ofrecían la gata hidráulica y la llanta de repuesto del vehículo robado, valorado en US$9,760, pero que pretendían vender en piezas.