•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Por trauma craneoencefálico severo derivado de los batazos que recibió en la cabeza, falleció este lunes Danny Antonio Ortega Herrera, quien tenía 18 años y era conocido como “Marihuanita”, además tenía un ‘rosario’ de antecedentes por robo con intimidación.

El crimen ocurrió en el barrio “Jorge Dimitrov”, el domingo a eso de las 7:30 pm y según las investigaciones preliminares hechas por los detectives del Distrito I de Policía, el móvil fueron rencillas personales.

“Las primeras investigaciones revelan que Ortega aparentemente había asaltado a sus dos victimarios, quienes al verlo la noche del domingo en estado de ebriedad lo interceptan y lo agreden con un bate; los golpes fueron en la cabeza y en diferentes partes del cuerpo”, informó el comisionado mayor Emilio Rodríguez, jefe del Distrito I de Policía.

“La víctima fue trasladado al Hospital ‘Antonio Lenín Fonseca’ y logró decirle a su esposa el nombre de los tipos que lo agredieron, los que ya fueron detenidos para el proceso de investigación”, agregó el comisionado mayor.

Los detenidos fueron identificados como Danny Javier Carrión, 23 años, y Ervin Danilo Castellón, de 26.

Se fue “Payito”

Por otro lado, en el Distrito II de Policía se investiga otro homicidio. La víctima fue Erick Rafael García Olivas, de 31 años, alias “Payito”, quien falleció por una estocada en el pecho que recibió de parte de su concuño David Francisco Rivas Urroz, de 26, apodado “Cholo”.

“Estábamos bebiendo y él (García) empezó a insultar a mi mujer, le dije ´calmate´ y él se sacó la faja; yo también saqué la mía y nos agarramos a fajazos, luego agarré el cuchillo y no supe, pero todo fue por el guaro”, confesó Rivas, quien está detenido en las celdas de la Segunda Delegación policial.

“Ellos (García y Rivas) ya tenían problemas por las mujeres de cada uno, ellas son hermanas y discutían porque se les perdían las cosas, unos a otros se señalaban de habérselas robado, por ahí venía la enemistad, aunque no vivían en la misma casa”, manifestó Ana Isabel García Olivas, de 44 años, madre de la víctima.

García no deja descendientes, pero se ganaba la vida como ayudante de carpintería. Sus restos fueron velados en el barrio “Cristo del Rosario”, donde fue ultimado.

 

"Ellos se habían peleado el sábado, pero luego estaban ingiriendo licor. Al final salieron peleando hasta terminar en desgracia".

Ana Isabel García Olivas
Madre de la víctima