•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con abrazos y lágrimas se despidieron los hermanos Leyli Ivón Rojas Hernández, de 28 años, y Deybi Roberto Hernández, de 25, tras conocer la resolución de la jueza de Audiencias de Ciudad Sandino, Karen López, quien le decretó el arresto domiciliar a la primera y a su marido, en tanto que al otro le reconfirmó la prisión, por la presunta autoría del delito de homicidio.

Los hermanos Hernández y Javier Antonio Aguirre Gaitán, de 27 años, cónyuge de Leyli Ivón, enfrentan proceso penal por la muerte de Mario Antonio Martínez López, quien tenía 41 años cuando fue ultimado de cinco estocadas, dos de las cuales le perforaron los pulmones, provocándole hemorragia masiva y la muerte.

Leyli Ivón y su marido fueron acusados por omisión del delito y encubrimiento, porque para la Fiscalía el autor del homicidio es Deybi Roberto Hernández.

“La víctima se encontraba ingiriendo licor en una casa vecina a la de los acusados, luego fueron invitados a compartir tragos en la vía pública, ahí surge una discusión entre Aguirre y la víctima. Después de una hora, Martínez quiere disculparse por el incidente y regresa, surge otra discusión y Deybi sale armado de un cuchillo y le asestó las estocadas mortales”, manifestó en la audiencia preliminar la fiscal María Francis Sevilla.

“Los otros acusados borraron las evidencias, Aguirre sacó el cuerpo de la vivienda y lo dejó a 15 metros, en la calle, mientras su cónyuge (Leyli) lavó el piso donde había caído herido la víctima”, agregó la fiscal.

El crimen ocurrió en la casa de la pareja ubicada en el barrio “Los Cachorros”, en el kilómetro 16 ½ de la carretera a Xiloá, la noche del pasado 15 de diciembre.

“Pido justicia”

Lorena Manzanares Castro estuvo presente en la audiencia preliminar celebrada este viernes a la 1:00 pm y pidió justicia por su difunto marido.

“Él era bueno hasta con ellos mismos, a Leyli le daba dinero para que cocinara y que ellos (Aguirre y Hernández) comieran, pero terminó de esa manera: le dieron tantas estocadas por una simple discusión. Él (Martínez) era quien me mantenía a mí y a mis dos hijos, ¿y ahora? Ellos podrán ver a su familia y yo, ¿a quién?”, manifestó la viuda.

Los abogados defensores alegaron que los acusados están detenidos ilegalmente, además solicitaron que la acusación fuese rechazada, porque no reunía los requisitos de ley.

Explicaron que como los tres acusados son familia, no se les podía acusar por el delito de encubrimiento, porque la ley no les exige denunciar a sus parientes, pero la judicial manifestó que dicho alegato se debe ventilar en el juicio oral y público.

En lo único que la jueza les dio la razón a los abogados fue en lo que hace al delito de omisión, “porque la Fiscalía no comprobó para este caso la participación de los acusados”.

 

Cero guaro

La jueza Karen López programó la audiencia inicial para el 14 de enero a las 9:00 de la mañana, mientras tanto Leyli Ivón Rojas Hernández y Javier Antonio Aguirre Gaitán deberán firmar ficha de control de procesados los lunes y viernes de cada semana.
Además, tienen prohibido visitar cantinas y tener contacto con testigos y familiares de la víctima.