•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una humilde vivienda quedó hecha cenizas producto de un voraz incendio que aparentemente fue provocado ayer en horas de la madrugada, en Rivas.

El incendio ocurrió un día después de que se conociera el homicidio de Lenín Antonio Nicoya García, quien tenía 27 años y habitaba en el asentamiento “Pedro Espinoza”, en Tola, Rivas.

De acuerdo con los vecinos, la vivienda estaba deshabitada, porque sus propietarios, cuatro hermanos de apellidos Baltodano Ortiz, se fueron desde el domingo.

Dos de los Baltodano Ortiz están señalados como los presuntos sospechosos del asesinato de Nicoya García.

“Escuchamos una explosión y dimos parte a la Policía, porque teníamos miedo de que las llamas se extendieran a las casas vecinas”, explicó Viviana Baltodano, vecina del lugar y pariente de los señalados por la muerte de Nicoya García.

Edaysi Ortiz Mairena, quien vive cerca de la casa que se quemó, aseguró que escuchó una moto y minutos más tarde miró las llamas, pero desconoce si el conductor de la motocicleta, a quien no pudo identificar, tiene que ver con el suceso.

Deslindan responsabilidades

Agentes policiales y una brigada del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Rivas se hicieron presentes al sitio del incendio para sofocar las llamas.

El capitán de los Bomberos, Julio Áreas Pasos, dijo que están investigando las causas del siniestro.

Santos Nicoya, presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, UNAG, y padre de la víctima mortal, descartó que sus familiares estén vinculados al incendio.

“Todos pasamos en la vela y una actitud de esa no abonaría a resolver el problema, además no podemos tomar la justicia por nuestras manos, para eso están los canales correspondientes”, apuntó Nicoya.