•   Bilwi, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un lugar paradisíaco es la ciudad de Bilwi, del municipio de Puerto Cabezas, en la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, con su paisaje marítimo, la música, la cultura autóctona y su gastronomía exótica; pero no todo está bien. La juventud de la zona es arrastrada al consumo de estupefacientes, y la violencia tiene atemorizada a la comunidad.

Durante un encuentro con jóvenes infractores, al preguntar por qué portan un arma, la respuesta simple fue “para defenderme, robar o violar”.

La sinceridad de la contestación fue impactante para la doctora Sara Espinoza, jueza Penal de Adolescentes de Puesto Cabezas, quien junto a las autoridades policiales certeramente impulsa un plan de prevención contra la violencia de grupos juveniles, en la ciudad del Caribe Norte, con más de 40,000 habitantes que demandan a las autoridades seguridad y paz.

Según el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp, Puerto Cabezas está entre los cinco municipios con mayores índices delictivos del país, a la par de Managua, Nueva Guinea, Rivas y Bluefields

A nivel de ese municipio, los adolescentes infractores de entre 15 a 17 años representan el 1.76% del total de detenidos, pero en el caso de los jóvenes de 18 a 25 años, la cifra es del 30.5%, según el anuario estadístico de la Policía Nacional 2012.

Sin embargo, su edad no les resta peligrosidad, señala la doctora Espinoza. Ella considera imprescindible sacar a estos jóvenes de ese círculo de violencia, como parte del trabajo preventivo contra el delito.

La jueza dijo que en los testimonios de los infractores, estos revelan que estudiar no es una opción, ya que abandonar el “territorio” de la banda es ponerse en peligro a ser agredido por otros grupos juveniles. Las estadísticas reflejan que el 41.6% de los infractores de la zona, entre los 15 y los 25 años, están entre el analfabetismo o los primeros grados de educación primaria.

Violencia grave y compleja

“La situación de la violencia es grave, y lo peor de todo es compleja”, expresó la doctora Espinoza, quien implementa encuentros y charlas con los adolescentes, y en ocasiones se incluye a los padres de familia como parte del involucramiento de la sociedad en la resolución del problema”, comentó.

Por su parte, el comisionado José Huete, segundo jefe de la Policía en la RAAN, señaló que los sectores más conflictivos son el barrio Alemán, El Cocal y El Muelle, aunque otros puntos de mayor cuidado en la ciudad son el Spanish Town y Nueva Jerusalén.

“Se ha realizado un trabajo sistemático a través de la Dirección de Asuntos Juveniles y los jefes de sectores, para tomar medidas preventivas en los barrios de mayor conflicto. Comparado con el año anterior, cuando hubo tres jóvenes muertos a manos de los grupos juveniles, este año hay una reducción y no tenemos una sola muerte por enfrentamientos. Se reportaron muertes, pero relacionadas a situaciones personales”, aseguró el comisionado Huete.

El oficial señaló que la principal preocupación en el municipio son la droga y la violencia intrafamiliar, por tanto, buscan acciones preventivas, buscando cómo llegar a los jóvenes y hacerles cambiar de actitudes, pues se han encontrado con infractores de 11 y de 12 años.

“Tenemos la necesidad de un centro de rehabilitación de jóvenes, y con la cooperación internacional se está impulsando un proyecto de 3 millones de euros para esto. Mientras tanto, diferentes instituciones coordinan acciones, e involucran a la comunidad, para evitar disgregar los esfuerzos y ser más efectivos en los resultados”, dijo el comisionado Huete.

Acciones para un cambio de vida

Philippe Barragne-Bigot, representante del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, quien se reunió con las autoridades competentes para hablar del tema, dijo que es loable la voluntad de las autoridades, a pesar de los reducidos recursos con que cuentan, pero es imperativo tomar acciones para cambiar la vida de estos niños y adolescentes, para romper el círculo de violencia, por lo tanto, ofreció el apoyo de la institución en varios ámbitos.

Olga Moraga, divulgadora de Unicef, indicó que la violencia debe combatirse desde diversos flancos, pero incidir sobremanera en su origen y partiendo de las situaciones en los hogares de estos adolescentes, además de ofrecer oportunidades para hacerlos productivos.

Consideró que el cambio de actitud, tanto de los infractores como de la sociedad y de las instituciones, es primordial para tener verdaderos resultados.

 

Hay que redimir a la juventud

Otras acciones policiales preventivas se desarrollan con el Instituto de Deportes, y con la Alcaldía de Bilwi se busca a realizar actividades de entretenimiento, según el alcalde Reynaldo Francis, quien destacó que la violencia no mira banderas ni colores. Así, en los barrios más conflictivos, de forma planificada, se realizan actividades con comida, música y deportes para mantenerlos entretenidos. “Algunos quieren salir de eso, pero otros son muy difíciles”.

El edil señaló que otra de las estrategias que tienen contemplada es el involucramiento de las iglesias, por su fuerte influencia en la comunidad.

 

Romper el círculo de la violencia

Philippe Barragne-Bigot, representante de Unicef-Nicaragua, considera imperativo tomar acciones de apoyo para cambiar la vida de la niñez y la adolescencia de Bilwi, con el objetivo de romper el círculo de la violencia en la zona.