•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuando sea grande quiero ser policía decía Santí Marbely Calero Sánchez, la niña de 7 años que el jueves pereció ahogada en una pila de cebo en el vertedero de basura de Nindirí, cuando intentaba alcanzar un juguete.

La niña fue sepultada ayer, mientras los pepenadores de material reciclable colocaban flores en el sitio donde ocurrió la desgracia, el cual fue rellenado con tierra.

Aún conmovida por la tragedia, doña Ana Raquel Calero Sánchez recordó que llegó con su hija al vertedero a eso de las 10:00 a.m. del jueves, la dejó sentada y le advirtió que no se moviera, porque ella y sus tíos buscarían alimento para una cerdita que tiene en su hogar.

“Al regresar a eso de las 2:00 p.m. la busqué en el lugar donde la dejé, pero no la hallé. Creí que se había ido al lado del monte, la buscamos y no la encontramos”, recordó llorando la joven madre.

Una niña de 13 años que también es pepenadora recordó que vio a la niña de pie, pero de pronto desapareció. Supuestamente la pequeña trató de alcanzar un peluche y una sombrilla y cayó al pozo.

“Los churequeros nos explicaron que había una poza de cebo y que cuando alguien se va, queda algo blanco en la superficie, pero cuando no pasa nada, todo es negro. Nos acercamos y vimos la mancha blanca. Algo apretó mi corazón, pero nunca creía que era mi hija la que se había ido allí”, relató la madre desgarrada por el dolor.

Desgarrador descubrimiento

En ese momento, Calero y sus parientes llamaron a los miembros del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Nindirí, quienes apoyados por los de Masaya iniciaron la búsqueda desde tempranas horas de la tarde con maquinaria de la Comuna nindirense.

María de la Cruz Pérez Sánchez, pepenadora de material reciclable, explicó que cuando la hallaron, la niña estaba boca abajo y solo los piecitos y las chinelas se miraban. “Mi hermano la sacó, parece que fue por agarrar un muñequito y una sombrilla, hasta un celular tenía en su mano”, agregó.

Por su parte, el bombero Walter Gutiérrez informó que el cuerpo fue recuperado a eso de las 6:30 p.m. de la tarde del jueves. Tuvieron que hacer un hoyo, para drenar la pila séptica, luego el cuerpo de la niña fue extraído.

La forense Mercedes Alemán determinó que la causa de muerte fue asfixia por sumersión.

Santí Marbely estudiaba en el colegio La Sabanita, donde el próximo año cursaría segundo grado de primaria.

La niña fue sepultada a las 11:00 de la mañana, en el cementerio de La Sabanita, mientras su familia que reside en el barrio Los Caleros, de la iglesia 500 varas al oeste, la lloraban al recordar su sueño de ser policía.