•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Se elevó el número de muertos por accidentes de tránsito en Estelí, luego de que este 27 de diciembre un camión cisterna se saliera de la Carretera Panamericana e impactara contra una casa, provocando la muerte de una madre y de su bebé de 18 meses.

El sueño de la familia del pastor y líder evangélico Rodrigo Salomón Ampié Ortiz se vio interrumpido a eso de las 3.00 a.m. de este viernes, cuando el pesado vehículo con capacidad para transportar 12,000 galones de gas licuado del petróleo, se “descarrilara” en el sector conocido como La Habana, en Santa Cruz, exactamente en el kilómetro 135, e impactara contra la casa.

La forense Thelma Rodríguez señaló que las víctimas perecieron por asfixia mecánica, al quedar prensados entre una “maraña” de hierros retorcidos, pedazos de techo, madera y otros objetos.

“Los cuerpos no tienen lesiones visibles, por lo que se soporta técnica y científicamente que las víctimas murieron por asfixia, al caerles madera y hierros retorcidos”, agregó la forense.

Los muertos fueron Maryling Yessenia Ampié Lanuza, de 21 años, y su hijo, Justin Fanuel Lovo Lanuza, de 18 meses de nacido, confirmó el comandante José Ramón Montano Blandón, jefe de la Dirección General de Bomberos de Estelí.

Aunque extraoficialmente se conoce que fue un giro indebido y el exceso de velocidad lo que provocó la tragedia, los peritos de la Policía, Dirección General de Bomberos de Estelí y técnicos de la empresa Tropigás, a la que pertenece la cisterna, realizaban este viernes por la tarde más investigaciones.

El comandante Montano señaló que para suerte de los demás habitantes de la vivienda y vecinos de la zona, la cisterna no estaba cargada.

La casa destruida era del matrimonio compuesto por el pastor evangélico y su esposa, María Isabel Lanuza.

El sobreviviente

Juniors Fanor Lovo Miranda, de 24 años estaba en la casa, pero sobrevivió a la tragedia, aunque sufrió golpes en todo el cuerpo, un trauma cerrado en la rodilla izquierda y una posible fractura. Fue internado en el Hospital San Juan de Dios, de Estelí.

Noel Lanuza, vecino de las víctimas, señaló que hace ocho años, un furgón de placa hondureña, cargado de materiales de construcción, se volcó en ese lugar.

“Ese sector se ha vuelto peligroso para nosotros, los habitantes, debido a la irresponsabilidad de algunos conductores de vehículos livianos y pesados”, apuntó.

Aunque las hojas de ruta y de embalaje encontradas en la cabina del pesado armatoste tenían un nombre, algunos extrabajadores se encargaron de aclarar que esa persona que mencionaban ya no labora para la compañía, sin embargo, una fuente policial señaló que ayer tarde el mencionado hombre fue trasladado a Estelí para efectos de investigación.

El accidente conmocionó a la comunidad, porque el armatoste se pasó llevando un poste y un medidor del servicio eléctrico.

 

Van 30

En otro accidente ocurrido cuatro horas después de la tragedia de la madrugada de ayer, falleció por politraumatismo generalizado, Francisco René Murillo Martínez, de 73 años.
La motocicleta que la víctima conducía de sur a norte fue impactada por una camioneta guiada de oeste a este por Darwin Mauriel Blandón Reyes,  de 29 años.
Con esta víctima, y la madre y el hijo fallecidos,  suman 30 los muertos  por accidentes en Estelí.