•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Doña Rosa Dávila habita en Las Maderas y en el 2012 la muerte tocó a su puerta. Su papá, Mariano Dávila, perdió la vida, luego que el conductor de un vehículo que hasta hoy no ha sido identificado lo atropellara en “la infernal carretera” que atraviesa la comunidad.

“Eran como las siete de la noche, mi papá iba para donde mis hermanos, ya había cruzado el puente (que está sobre el cauce) de sur a norte, y un vehículo que no sabemos cómo era, porque no había energía en la comunidad, lo impactó.

”Fue rápido, porque ni mis hermanos, que viven a una cuadra de donde murió nuestro padre, vieron cuando ocurrió la desgracia; lo miraron cuando ya estaba muerto, falleció instantáneamente por las múltiples fracturas que tenía. Ahora yo tengo miedo por mis hijos, porque esta es una carretera infernal, que no tiene nada que haga que los vehículos reduzcan la velocidad”, narró llorando al recordar el triste episodio.

“Es una carretera infernal por los múltiples accidentes que están ocurriendo, y no sabemos cuándo nos tocará a nosotros (morir) por la falta de reductores de velocidad o lavanderos que hagan que los vehículos reduzcan la velocidad”, exclamó por su lado Enrique Díaz.

67 muertos

Díaz es miembro del Gabinete de la Familia de Las Maderas, una comunidad ubicada en Tipitapa, cuyos habitantes este año demandaron la colocación de reductores de velocidad, para poder cruzar con seguridad la Carretera Panamericana Norte.

Según estadísticas de la Policía de Tipitapa, hasta inicios de diciembre en esta vía habían muerto 67 personas en 267 accidentes.

El tramo de carretera que los habitantes de Las Maderas tienen que atravesar comprende desde el kilometro 35 hasta el límite departamental en el 66. En ese pedazo han fallecido 21 personas y hubo 104 lesionados.

Policía reconoce el problema

“Nosotros hacemos lo que podemos, desde agosto hicimos la solicitud a la Alcaldía y al MTI para que nos pusieran reductores de velocidad en Las Maderas y en Las Canoas, pero hasta el momento no nos han respondido, solo han venido a hacer estudios”, reconoció el comisionado Francisco Tórrez, jefe de la Dirección de Tránsito de la Policía de Tipitapa.

“Mientras ellos no respondan, nosotros como institución vamos a seguir colocando agentes de tránsito, haciendo brigadas con los alumnos de los distintos colegios e institutos, y perifoneo, para sensibilizar a los conductores, porque las principales causas de los accidentes son la invasión de carril y el exceso de velocidad”, agregó.

Las Maderas tiene más de 12,000 habitantes, y la mayor parte de ellos obtienen sus recursos económicos de la venta de sal, leña, chatarra y la agricultura, pero el peligro que representa cruzar la vía no los deja vivir en paz.

“Nosotros, los miembros del Gabinete de la Familia, hemos llevado cartas desde el inicio del año a la Alcaldía y a la Policía, pero ellos nos dicen que el encargado de ese asunto son los del Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, y estos solo nos han argumentado que no pueden colocar reductores de velocidad, porque es una carretera panamericana que nos conecta de un país a otro, y que solo se pueden poner en los empalmes”, reveló Enrique Díaz.

“Aquí han ocurrido accidentes con alumnos de colegios e institutos, ancianos, jóvenes y damas, aquí nadie está exento de sufrir un accidente, porque es una carretera muy transitada por vehículos de transporte pesado y liviano”, agregó.

“El último caso que ocurrió fue el de don Luis Silva Calero, quien fue impactado por un cabezal, lo que lo dejó sin el pie derecho cuando cruzaba la infernal carretera”, comentó Juan Juárez, otro habitante de la comunidad de Las Maderas.

Alcaldía responde a sus ciudadanos

El alcalde del municipio de Tipitapa, César Vásquez, informó que ya están trabajando con el MTI para colocar los lavanderos o reductores de velocidad en Las Maderas, “ya que hemos escuchado que están teniendo muchos accidentes”.

Pero el delegado del Ministerio de Transporte e Infraestructura en Tipitapa declinó dar la entrevista que se le solicitó para saber cuándo estarán listos los reductores. En su oficina solo dijeron que “ya está el proyecto” para la comunidad.

“Vamos a seguir clamando hasta que nos pongan los reductores, porque estamos urgidos de ellos”, dijo el representante del Gabinete de la Familia de Las Maderas.

“Tenemos la necesidad de esos reductores, porque esta carretera es infernal”, dijo por su lado Johnny Orozco, otro poblador de la comarca.

“Nosotros vamos a usar todos los medios necesarios y si tenemos que hacer huelga y parar el tráfico para que nos respondan, lo vamos a hacer, porque nosotros estamos reclamando un derecho que tenemos como ciudadanos”, culminó diciendo Orozco.

 

“Nosotros como institución policial hemos llevado cartas a la Alcaldía y al ingeniero Luis Solís desde el mes de agosto, para que nos pongan lavanderos o reductores de velocidad en las comarcas Las Maderas y Las Canoas, nos han dicho que eso está en estudio, pero si eso estuviera en nuestras manos, hoy mismo lo haríamos”.

Comisionado Francisco Torres

Jefe de Tránsito de la PN-VIII

 

* Estudiante practicante.