•   Ciudad de Guatemala  |
  •  |
  •  |

En el Juzgado A de Mayor Riesgo de Guatemala comenzó el viernes la audiencia de primera declaración de Freddy Giovanni Mairena Maltez y Ángel Gabriel Reyes Marroquín, presuntos integrantes de la Mara Salvatrucha, sindicados de 236 ilícitos.

Mairena Maltez, de origen nicaragüense, es señalado como exintegrante del Consejo de los Nueve, máxima autoridad de la pandilla, que funciona desde la cárcel El Boquerón, en Cuilapa, Santa Rosa.

Se sospecha que Mairena Maltez ordenó la muerte y ataques armados contra personas que se negaron a pagar la extorsión exigida por la red.

Reyes Marroquín es vinculado con la comisión de esos crímenes.

La Fiscalía vincula a los dos acusados con 236 hechos criminales, entre asesinatos e intentos de asesinato, ocurridos entre el 2010 y el 2012.

Los sospechosos fueron deportados el pasado 17 de diciembre desde El Salvador, atendiendo una solicitud del Ministerio Público.

Cómo operaban

Según las autoridades, Mairena Maltez era el que ordenaba y señalaba a quién había que matar. Los otros ocho integrantes de este grupo ya fueron ligados a proceso.

El “Consejo de los Nueve” se formó en la cárcel de Alta Seguridad El Boquerón, en Santa Rosa, para ordenar crímenes.

Mientras los cabecillas permanecían en prisión utilizaban la visita de familiares o amigos, incluso abogados, para hacer llegar sus mensajes. Una de las características de esta pandilla es que tiene capacidad de logística y es específica para cometer sus fechorías.

Reyes Marroquín era cabecilla de otra célula en Chimaltenango y tenía un rango superior. Junto con otros jefes coordinaba las órdenes hacia los miembros de la banda.

Las víctimas

Entre las víctimas de la pandilla se encuentran comerciantes, tenderos, pilotos de buses urbanos y extraurbanos, mototaxistas, agentes de la Policía Nacional Civil, custodios del Sistema Penitenciario y pandilleros rivales, entre otros.