•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Resignada a los planes que le trazó el destino está Lucía Prado, de 50 años, quien perdió al último de sus cuatro hijos, un adolescente de 17 años, en un accidente de tránsito que fue mortal porque la víctima no llevaba casco.

“Yo no culpo a nadie, porque así lo quiso el destino, ¿quién se iba a imaginar la desgracia? No puedo tampoco tener preso a un inocente. El conductor de la moto dice que la rueda se le desvió y no logró controlar la moto, por lo que se fueron a estrellar contra la cuneta y luego salieron catapultados”, manifestó consternada Prado.

El accidente ocurrió del centro de salud “Edgar Lang”, en el barrio San Judas, cuatro cuadras al este, a eso del mediodía del domingo 5 de enero, cuando la víctima, Alexis Antonio Prado Silva, le insistió a su vecino Eulalio Ramón Rocha, de 32, para acompañarlo rumbo a la gasolinera.

“El conductor de la motocicleta Génesis azul, placa M 26109, perdió el control del vehículo y colisionaron contra un objeto fijo. Él resultó con lesiones leves y su acompañante (Prado) fallece seis horas después en el hospital”, informó la inspectora Liselda Corea, de la oficina de información del Distrito III de Policía.

Ebriedad

Prado fue una de las tres víctimas que viajaban en motos el pasado domingo y murieron en distintos puntos del país, por no usar casco de seguridad. Un cuarto perjudicado quedó malherido.

En uno de los repartos que están en la jurisdicción del Distrito IV de Policía falleció Francisco Javier Cruz López, de 34 años, quien conducía en estado de ebriedad una motocicleta Yamaha roja, placa M 29617.

“El accidente se dio en el tope sur de Bello Horizonte. La víctima circulaba de norte a sur y producto del exceso de velocidad y el estado de ebriedad, colisionó contra un paredón. A escasas tres cuadras había bajado a sus dos pasajeros; todos viajaban sin casco y bajo los efectos del licor”, informó la comisionada Marlene Portillo, jefa de la vocería del Distrito IV de Policía.

Tres en una moto para dos

Además, por trauma craneoencefálico severo, falleció Feliciano Abelino Mendoza, quien tenía 51 años y viajaba como pasajero junto a Alejandro Cruz, de 37, en una moto estilo montañera, placa CH 14738, conducida por Máximo Odón Cáceres Domínguez, de 46.

El comisionado Uriel Gutiérrez Ríos, portavoz de la Policía de Chinandega, informó que el accidente ocurrió a las 8:00 p.m. del domingo en el kilómetro 155.5 de la carretera Tonalá-Puerto Morazán, cerca de la finca San Miguel, cuando el motociclista circulaba de oeste a este sobre el carril derecho, conduciendo con aliento alcohólico. Supuestamente giró en “U” a la izquierda en una curva y a exceso de velocidad.

Cáceres Domínguez intentó esquivar una vaca y por falta de pericia perdió el control de la motocicleta. En ese momento, Mendoza impactó la cabeza sobre el pavimento.

Mientras tanto, el chofer de la moto y el otro pasajero resultaron con lesiones leves y fueron trasladados a un centro asistencial, donde se recuperan.

El vocero policial chinandegano afirmó que este es el segundo homicidio en accidente de tránsito que ocurre en los primeros días del presente año.


Plan

La Policía Nacional informó que continúa desarrollando el plan de prevención de accidentes en diferentes puntos para mantener a “mecate corto” a los motociclistas.

“El chequeo consiste en que el conductor y acompañante de moto porten el casco de seguridad, que no haya exceso de pasajeros y que porten la documentación legal como licencia, seguro y circulación”, informó el comisionado César Cuadra, segundo jefe de Divulgación y Prensa de la Policía Nacional.


"Yo firmé el acta de desistimiento, porque hay que ser justo, el muchacho (Rocha) no tuvo la culpa, mi hijo insistió en acompañarlo y se fue, no tiene por qué pagar. (La víctima) era mi hijo y me duele".

Lucía Prado

Madre de la víctima

 

Desfigurado

Janeth Oporta -Con el rostro desfigurado llegó a la sala de emergencia del Hospital “Jacinto Hernández”, de Nueva Guinea, Deyling Ariel Miranda Espinoza, de 27 años, quien conducía una moto roja y al pasar por la comarca El Silencio, propiamen-te en el kilómetro 273 de la carretera Managua-Nueva Guinea, se accidentó.

El comisionado Ramón de Jesús Castillo manifestó que las causas del accidente fueron falta de pericia y un giro indebido.

“Tuve que darle los primeros auxilios y colocarlo boca abajo, para que la sangre no lo ahogara, comencé a sacarle de la dentadura parte del alambrado contra el que chocó, el que le arrancó parte del rostro y la piel de los ojos”, apuntó Pedro Zeledón, testigo del accidente.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus