•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Pido perdón por el daño causado a la familia doliente, sí, conducía en estado de ebriedad al momento de atropellar a la oficial. Sé que con el arrepentimiento no podré regresarla a la vida, lo único que puedo hacer es admitir mi responsabilidad”, manifestó Jewel José Díaz Castillo, de 28 años.

Luego que Díaz admitió los hechos en la audiencia inicial ante la juez Karen López del municipio de Ciudad Sandino, y ante los familiares de quien en vida fue la oficial de policía Jacqueline de los Ángeles Membreño López, de 25, la judicial lo condenó a cuatro años de prisión.

Aunque el Ministerio Público había solicitado la pena máxima de ocho años de prisión por el agravante de que Díaz conducía en estado de ebriedad, la noche del accidente, el pasado 12 de diciembre cuando embistió a la víctima.

“Debido a la atenuante calificada como es la admisión de hechos, esta autoridad resuelve decretarle la pena mínima al acusado, porque es una atenuante a su favor”, señaló la juez López.

El día del trágico accidente Membreño se desempeñaba como agente de tránsito en la báscula de Mateare, donde estaba regulando el transporte pesado a eso de las 11:30.p.m.

“Fue en ese momento que Díaz circulaba a exceso de velocidad en motocicleta y con 2.36 grados de alcohol por cada litro de sangre, por lo que desatendió la señal de alto que le hizo Membreño, quien portaba su vestimenta reglamentaria, pero la impactó y ella fue catapultada varios metros”, detalla la acusación.

La Fiscalía tenía para el juicio oral y público el testimonio del oficial Ricardo Pérez Argeñal, de 35 años, quien estaba de turno junto a la víctima, convirtiéndose en testigo visual de la tragedia.