•   Masaya  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Policía de Masaya logró que adolescentes y adultos de dos grupos en riesgo del barrio indígena de Monimbó, que tenían rencillas de vieja data, dejaran sus diferencias para comprometerse a terminar con los actos violentos.

“También invitamos a sus padres para lograr este compromiso de cambio, ya que se ha convertido en un círculo vicioso, y así dejen esa actitud de violencia”, manifestó el comisionado mayor Horacio Sobalvarro, jefe policial en este departamento.

“Los conflictos muchas veces empieza en las apuestas de un partido de juegos; algunos muchachos toman licor en la esquina y al calor de los tragos se acuerdan de los problemas e inician las alteraciones al orden público”, agregó Sobalvarro.

Jorge Mauricio Castellón es uno de los jóvenes que hace seis años se enfrentaba con otro grupo, ahora es un padre de familia, sin embargo hace pocos días recibió una pedrada que le impidió ir a su trabajo.

“Quiero llegar a un acuerdo, porque ahora tengo familia y no quiero que tomen represalias con mis hijos. Pido a la Policía que ponga cartas en el asunto”, manifestó Castellón.

Doña  Alba Luz Aguirre espera que con estos compromisos ambos grupos dejen de enfrentarse, para ya no estar en zozobra.

“Mi hijo no puede ir a comprar, porque lo siguen para causarle daño, a veces tengo que ir yo a la pulpería. Además tengo varios niños, la casa está sin techo de tantas pedradas que caen, hasta una de ellas me puede rajar la cabeza”, expresó la habitante del barrio Monimbó.