Francisco Mendoza S.
  •  |
  •  |
  • END

MATAGALPA

Un homicidio y dos muertes accidentales reportó la vocería de la Policía departamental, que procura el esclarecimiento de los hechos.

Uno de los sucesos se registró en la cantina de Elías Hernández, ubicada en la Comarca Samulalí, en el municipio de San Ramón, donde perdió la vida el ciudadano Leonardo Flores Herrera, de 20 años, al recibir una puñalada a la altura de la tetilla izquierda, que le propinó su compañero de tragos, Andrés Cruz.

Las primeras investigaciones señalan que al local de mala muerte se presentaron los dos jóvenes, quienes comenzaron a ingerir licor a eso de las ocho de la noche, y al calor de los tragos, ambos sostuvieron una fuerte discusión, la que terminó hasta que Andrés sacó un filoso cuchillo y lo hundió en el pecho de su amigo.

Testigos dijeron a la Policía que el joven falleció a los pocos minutos de haber recibido la puñalada, debido a que ésta le perforó el corazón, mientras el autor del homicidio fue capturado minutos más tarde por las autoridades policiales.


Muere motociclista
Otro que perdió la vida, pero en accidente de tránsito, es el ciudadano Emmanuel Antonio Reyes Ríos, de 24 años, cuando la motocicleta en la que se movilizaba fue impactada por el jeep Suzuki, rojo, placas MT 016 52, conducido por Teodoro Guillermo Berríos Obregón, de 47 años.

El accidente se registró en el kilómetro 109 y medio de la Carretera Panamericana, del puente sobre el río Viejo 300 metros al norte, cuando el Suzuki invadió el carril contrario e impactó con la motocicleta, cuyo conductor fue trasladado aún con vida en busca de atención médica, pero falleció antes de llegar al centro asistencial.

La Policía por su parte aseguró que continúa con las investigaciones para determinar la responsabilidad del conductor del jeep. El cuerpo de Emmanuel fue entregado a sus familiares, para que le dieran cristiana sepultura.


Descarga fatal
Asimismo se conoció que sobre la carretera a Jinotega, en el sector de la Vuelta del Diablo, perdió la vida el ciudadano Alfredo Federico Picado Benavides, de 55 años, quien según el forense que atendió el caso, recibió una descarga eléctrica. Las investigaciones realizadas por la Policía señalan que la víctima habitaba en el Barrio El Totolate, de esta ciudad, y que en las primeras horas de la mañana había salido a trabajar.

Según sus familiares, a los pocos minutos de la partida de Alfredo Federico recibieron una llamada telefónica de una persona desconocida que les manifestaba que éste había sufrido un accidente.

Los familiares se presentaron a la Vuelta del Diablo, donde aún encontraron con vida al afectado, e intentaron llevarlo al Hospital Regional “César Amador Molina”, para tratar de salvarle la vida, pero fue inútil, ya que falleció antes de llegar al centro asistencial.

La Policía desconoce qué clase de trabajo estaba haciendo el infortunado para recibir la descarga eléctrica, así como a persona que hizo la llamada, quien es la única que sabe cómo se registró la tragedia.