Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

LEON

Totalmente ensangrentado, con una herida en el cuello y varias laceraciones en ambos costados, fue encontrado atado de manos y pies el cadáver de Juan Antonio Chávez Morales, de 45 años, originario de la comunidad de Lechecuagos, a cinco kilómetros del municipio de León.

Personas desconocidas ingresaron en horas de la madrugada a la gasolinera Texaco, a orillas del bypass, en La Paz Centro, y con lujo de violencia golpearon a la víctima en distintas partes del cuerpo. Chávez Morales, quien trabajaba como vigilante en dicha estación de servicio, fue atado de pies y manos para luego ser degollado.

La Policía informó que hasta el momento no hay ninguna persona detenida, pero continúan con las investigaciones.

Los familiares del vigilante estiman que los delincuentes pudieron llegar a la gasolinera la madrugada de este martes, para robar, y asesinaron al infortunado porque opuso resistencia, lo que parece haber sido confirmado preliminarmente por los peritos de la Policía, que observaron que aparentemente los delincuentes habían movido muebles y objetos, en busca de algo de valor. J
uan Jáder Chávez Delgadillo, sobrino de la víctima, dijo que su tío era una persona sencilla que no se metía en problemas, además que no tenía enemistad alguna. Espera que las autoridades policiales detengan a los involucrados en este crimen.

El cadáver fue encontrado la mañana del martes por trabajadores de la gasolinera, y fue entregado a sus familiares horas después, en la morgue del Hospital Escuela “Óscar Danilo Rosales”, de León.