Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Corresponsal Costa Rica
lmendoza@elnuevodiario.com.ni

La Policía de Costa Rica realiza una labor de localización con su homóloga de Nicaragua, para dar con el paradero del asesino de un peón nicaragüense.

Aunque en un principio se dijo que el fallecido era Wilfredo Jiménez, al final, después de indagar, se oficializó como Santos Uriel Pérez.

Las autoridades presumen que el también nicaragüense Casimiro Obando
Somoza fue quien le asestó un disparo en el tórax, provocándole la muerte
de forma instantánea, esto después de haber comenzado a discutir.

El hecho se suscitó frente a la escuela de Las Vueltas de La Cruz, Guanacaste, en los momentos en que la víctima celebraba con familiares y amigos el cumpleaños de la hija del vecino.

Autor y víctima trabajaban en una finca agrícola, y al parecer tenían rencillas de vieja data. Ambos tomaron licor y en determinado momento empezaron a discutir y a reclamarse.

Decidieron salir de la casa y terminar la discusión a golpes, sin embargo, después de “un round” Casimiro sacó una pistola y le disparó a su coterráneo.

“Cuando llegamos, ya no se podía hacer nada por el herido porque presentaba un balazo certero, provocado con un arma calibre 22, y a muy poca distancia”, informó José Domingo Cruz, director de la fuerza pública local.

El pistolero se fue a su casa, pero la Policía llegó en su busca y no lo halló, por lo que se presume que escapó hacia Nicaragua. Según los testigos, el victimario vestía una camisa con el logotipo del Mundial Alemania.

En ese sentido, el capitán Cruz detalló que por la cercanía a la frontera
nica (menos de un kilómetro), se dio aviso a las autoridades nicaragüenses, para coordinar acciones.

La Policía también informó de la muerte del pinolero Darwing Vargas Chavarría, quien en altas horas de la noche caminaba por una calle del
peligroso barrio Sagrada Familia y recibió un certero disparo en la cabeza, que le provocó la muerte. El arma fue accionada desde un vehículo en marcha, por lo que se investiga el caso.