José María Centeno
  •  |
  •  |
  • END

EL RAMA

El Rama parece tierra sin ley y sin Dios cuando ocurren crímenes como el perpetrado contra Juan Pérez Masís, de 38 años, quien murió producto de cinco balazos que le propinara su hermano, Nery Pérez Masís, de 45 años.

Los hechos sangrientos ocurrieron a las tres de la mañana del martes 28 de los corrientes, en el Barrio “Germán Pomares”, de Ciudad Rama, cuando al calor de los tragos surgió una fuerte discusión entre ambos hermanos, y de pronto Nery sacó su pistola y le propinó cinco disparos a su consanguíneo, de los que uno le penetró en la tetilla izquierda y le provocó la muerte inmediata.

Según Damaris Ramírez, esposa del hoy occiso, desde tempranas horas de la noche llegó Nery a casa de su hermano y decidieron ingerir cervezas, por lo que mandaron a comprarlas y empezaron a tomar.

A las tres de la mañana inició la discusión y enseguida se escucharon las detonaciones que dejaron como resultado la muerte de Juan.

La viuda, quien logró escapar de la escena con su niña de tres años, llegó donde su vecino más cercano y le pidió auxilio. Varios pobladores de inmediato llamaron a la Policía Nacional y una guardia operativa se hizo presente al lugar de los hechos.


Autor era prófugo
Según una fuente policial, Nery era buscado por el asesinato de otro ciudadano, a quien ultimó a sólo cien metros de donde mató a su hermano. En ese primer crimen también hubo balazos y Pérez Masís se dio a la fuga.

Esta vez, cuando vio que había matado a su hermano, Nery decidió correr para alejarse, pasó un cerco de alambres, llegó a un barranco y aparentemente se perdió y no halló para dónde fugarse.

A las cinco de la mañana del mismo martes, la Policía Nacional, con la ayuda de perros de los vecinos, lo capturaron. Está tras las rejas y tendrá que responder por el fratricidio y por el crimen anterior.