Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

¿Testigo o encubridor?
El abogado Léster Buzzano anunció que en los próximos días presentará pruebas a favor de un joven de apellido Molina, quien está siendo acusado por la supuesta autoría de violación en perjuicio de su hijastra menor de edad, aunque el sospechoso asegura que es víctima del despecho de su ex, la madre de su acusadora. Para probar su no culpabilidad, el señalado tiene listo un certificado de nacimiento donde la supuesta víctima inscribió al “producto de la violación” como hijo de un hombre que no es el acusado. Además, el imputado posee el escrito que le presentó al juez el tres de octubre de este año, pidiendo que lo citaran para audiencia, luego el ocho le notificaron que la preliminar sería el 23, pero después la Policía lo capturó y aunque demostró hasta la saciedad que los prófugos no presentan escritos en los juzgados, el juez Quinto Penal de Audiencias, Julio Arias, le reconfirmó la prisión preventiva. El asesor legal del acusado adelantó que solicitará una audiencia de revisión de medidas porque su representado es la única persona que vela por su madre, R.G., quien próximamente viajará a Nicaragua para morir en su tierra, porque tiene cáncer en la cabeza y en el seno derecho, según constancia del Community of Radiology Association de Estados Unidos. El juicio para Molina está programado para el 15 de diciembre, pero el abogado Buzzano señaló que demostrará que todo es una trama porque el supuesto testigo clave, de 17 años, quien asegura que “observó todas las veces” que su prima fue violada por el padrastro, extrañamente guardó dos años de silencio y habló hasta ahora . “Si fuese cierto que hubo abuso, que procesen a ese testigo por encubrimiento”, demandó Buzzano, quien se quejó por el uso que algunas personas le dan a la Fiscalía y al Poder Judicial como armas para sus intereses. Finalmente, Buzzano comentó que su cliente no puede ser el padre del bebé porque el tiempo de gestación que aparece en el dictamen médico legal no coincide con la fecha en que supuestamente la joven fue violada por última vez.

Supuesto pastor violador se enferma en la cárcel
Un pastor evangélico de 54 años de apellido Picado, quien está acusado por abuso sexual agravado, violación agravada y violación en perjuicio de cuatro “ovejas” de su congregación religiosa, de16, 12, 18 y 21 años, le pidió al juez Octavo Penal de Juicio, Tomás Eduardo Cortés, que valoren su corazón porque no le está funcionando bien, aparentemente. Buenaventura Arce, abogado del acusado, además le solicitó al judicial una audiencia de revisión de medidas porque a la fecha ya tiene dos meses de estar preso. Según la acusación, el imputado sostuvo relaciones sexuales con las víctimas en 18 ocasiones, bajo el supuesto de que si no lo hacían, les iba a “salir el Diablo” y los gusanos que tenían en sus cuerpos las iban a matar. Los hechos ocurrieron en la comunidad El Edén, en Ticuantepe, donde el acusado llegó diciendo que era costarricense y pastor misionero de la Iglesia Movimiento Mundial de Restauración y Fe, pero será hasta el tres de noviembre que se sabrá en juicio oral y público quién dice la verdad.

Cinco“Cholos” difíciles de juzgar
Infructuosos resultaron los recursos por supuesta detención ilegal que promovieron los familiares de los acusados por el asesinato de tres jóvenes del Barrio “René Polanco”, porque el juez Noveno Penal de Juicio, Edgard Altamirano, determinó que aún no se ha vencido el término para juzgar a los detenidos, pero de todos modos este tres de noviembre intentará integrar jurado. Luis Emilio Guido Flores, David Antonio Godoy, Fausto Argeñal Jarquín, Abner Soza González y Hunter Ariel Soza están acusados por la supuesta coautoría de lesiones y asesinato en perjuicio de César Medina Useda, Álvaro Collado Gutiérrez y José Guillermo González Ramírez. El juez ha intentado juzgar a los sospechosos en cuatro ocasiones, pero no ha habido quórum para integrar el tribunal de jurados. La última vez, los abogados de los acusados le pidieron al juez que les sustituyera la prisión preventiva por medidas alternas, porque han estado detenidos desde el dos de julio sin que hasta ahora haya sentencia. Además, alegaron que ni los familiares ni los testigos tienen interés en el proceso, alegato que la Fiscalía rebatió diciendo que se trata de un delito de orden público que van a probar con o sin los familiares, a quienes representarán en tanto éstos no digan lo contrario. El juez determinó que aún no se puede hablar de vencimiento de término, porque si bien es cierto el juicio ha sido reprogramado varias veces, ha sido por fuerza mayor. El crimen que la Fiscalía le achaca a los supuestos miembros de la pandilla de “Los Cholos” ocurrió la noche del 29 de junio. Supuestamente fue una venganza.