•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA

Un total de 654 bombas artesanales, fabricadas en un taller clandestino de León, por Roberto José Silva Orozco, de 24 años, fueron incautadas por efectivos policiales a las 7:10 de la mañana del lunes último, en el Mercado Santa Ana, de Chinandega. Los explosivos serían utilizados para un ilegal método de pesca que provoca severos daños en el ambiente marino.

Un grupo de uniformados capturó a Silva Orozco cuando transportaba los artefactos en cuatro recipientes a bordo del autobús placas CH-139, que cubre la ruta Chinandega-Jiquilillo.

“Alí, un hombre originario de Jiquilillo, me pagó cinco mil córdobas para la elaboración de las bombas. En los próximos días le entregaría otro lote, en total me iba a cancelar diez mil córdobas”, expresó Silva Orozco, quien agregó que era la primera vez que se dedicaba a la elaboración y comercio de bombas artesanales, debido a la falta de empleo.

Joven de nuevo capturada
Junto a Roberto José fue apresada Ana Jesenia Useda, de 26 años, originaria de León, quien viajaba en el mismo autobús y el jueves último también había sido capturada cuando trasladaba 824 bombas artesanales.

“No tengo vínculo con este caso, en el anterior sí”, expresó la mujer, quien inexplicablemente fue dejada en libertad en la primera ocasión.

El comisionado Alejandro Ruiz, jefe de Auxilio Judicial de Chinandega, expresó que coordinarán con la Policía de León para evitar la invasión de personas que venden bombas a pescadores artesanales de Jiquilillo, Aserradores, Manzanillo, Los Clavos, entre otros lugares donde destruyen la fauna marina.

El oficial aseguró que los capturados serán remitidos a la orden de la Fiscalía, misma que acusará por tenencia de explosivos.