•  |
  •  |
  • END

EL VIEJO, CHINANDEGA

La culpa o el temor a un inminente juicio por violación fue quizá lo que motivó al campesino de iniciales P.P.R., originario de la Comarca Potosí, perteneciente a la península de Cosigüina, a envenenarse luego de que su esposa se enteró que a causa de numerosos ultrajes sexuales había embarazado a la hija de ambos, una adolescente de 13 años.

La denuncia por el suicidio fue realizada ante las autoridades por el agricultor Cruz Alberto Aquino Hernández, quien detalló en la delegación policial de El Viejo, a cargo del subcomisionado Alí Espinoza Juárez, que ingirió licor durante varias horas con P.P.R.

Según el denunciante, durante la tertulia, P.P.R. le rogó que llamara a su cónyuge, de iniciales K.H.V., de 29 años, pero como ésta lo despreció, siguieron “empinando el codo”. No se sabe en qué momento el padre violador aprovechó para tragar un tóxico aún no determinado.

Ya había tragado el veneno
“A los veinte minutos la señora llegó y mi amigo le dijo que había ingerido veneno, por lo que yo salí en busca de ayuda en compañía de Carlos Vanegas y otros dos amigos conocidos como Rogelio y William, pero fue imposible salvarle la vida”, lamentó Aquino Hernández. También declaró que estaba enterado de la separación del matrimonio desde hace quince días.

Un informe policial reveló que K.H.V. aseguró que convivió trece años con P.P.R., quien recientemente le confesó que había embarazado a su primogénita.

“Le dije que se fuera de la casa, porque arruinó la vida de su hija, la mayor de dos hermanos. Él me respondió que cuando naciera la criatura dijera que había sido fruto de la relación con otro hombre”, expresó la campesina.

Añade el informe policial que en varias ocasiones el hombre mandó a llamar a K.H.V., sin que ella acudiera, y cuando aceptó fue el sábado último, cuando se quitó la vida.

Se desconoce si K.H.V. intentaría buscar justicia contra su ex marido, pero éste prefirió el suicidio a afrontar las consecuencias de sus actos.

Efectivos policiales entregaron el cadáver a K.H.V., quien le dio cristiana sepultura en el cementerio de Potosí.