Francisco Mendoza S.
  •  |
  •  |
  • END

MATAGALPA

Una joven y una niña se suman a la lista de víctimas de aberrados sexuales en Matagalpa. Y como suele suceder en muchos casos, la menor fue víctima de su propio padre.

La primera violación ocurrió en las inmediaciones del Barrio “Walter Mendoza”, de esta ciudad, donde una joven de 18 años fue violada por dos sujetos no identificados, mismos que la ataron de las manos y le vendaron los ojos para someterla a sus bajo instintos.

La Policía estableció que la joven regresaba de su centro de estudios, pero al pasar por el barrio antes mencionado, del Hospital Regional “César Amador Molina”, dos cuadras al este, fue interceptada por dos sujetos, uno de los cuales estaba armado con una pistola y el otro con un machete. Después de intimidarla, los hombres la obligaron a caminar hasta el cementerio ubicado en el Molino Norte.

En ese lugar le amarraron las manos y le vendaron los ojos, luego le quitaron la ropa y abusaron de ella. Después del ataque, la despojaron de un anillo de oro y de un celular, para luego darse a la fuga.

Oficiales de la Comisaría de la Mujer investigan para dar con los violadores, pero hasta el momento no hay ningún sospechoso detenido.

Otra perjudicada es una niña de 10 años que fue abusada sexualmente por su progenitor, de 32 años, quien ahora está siendo buscado por la Policía del municipio de Waslala.

El hecho se registró en la Comarca Boca de Piedra, en el municipio de Waslala, cuando la menor se encontraba trabajando junto a su padre en una milpa, ya que su mamá se había quedado en la casa preparando los alimentos para la familia. La menor aseguró que como estaban solos, su padre la tomó por la fuerza y le quitó la ropa para violarla.

La niña contó a su madre lo sucedido, y ésta no dudó en denunciar a su compañero de vida ante la Policía Nacional de Waslala, y pidió castigo ejemplar para él.