•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |

Un adolescente de 15 años, de nacionalidad nicaragüense y con amplio historial de robo agravado y venta de droga, es señalado de ser el autor de un incendio que dejó en la calle a treinta personas.

El fatal siniestro fue reportado la madrugada del lunes en Plan Piloto 2, en Guararí de Heredia, Costa Rica, donde también se protagonizó una balacera el pasado fin de semana, aparentemente por pleito de droga.

Las casas fueron incendiadas con bombas molotov, lanzadas por cuatro sujetos a bordo de varias motocicletas.

Unidades del Cuerpo de Bomberos tardaron más de una hora en controlar el siniestro porque el fuego se extendía.

Incertidumbre

“Nos quedamos sin nada, no es justo que por unos cuantos paguemos todos, aquí vivían niños y personas que no tenían nada que ver con ese pleito, pero por problemas de unos lo perdimos todo”, lamentó Marta Monge, una de las afectadas.

Se calculó que en el sector habitaban más de treinta personas, quienes vieron el esfuerzo de sus vidas convertirse en cenizas, debido a la mala actuación del quinceañero.

Los hechos

Según versión de las víctimas, el viernes 21 se dio un enfrentamiento donde resultó herido un miembro de una pandilla de La Milpa; tras el hecho, varios sujetos llegaron hasta Plan Piloto para bombardear al adolescente.

Los lugareños relataron que autoridades de la Fuerza Pública y OIJ corrían de un lado a otro, pues los disparos iban y venían, como si se trataba de un juego entre vaqueros.

La Policía confirmó que el problema entre el adolescente y los supuestos cacos se ha venido desarrollando desde hace meses.

“Se sabe que esta zona es bastante conflictiva, por lo que podría existir relación, pero no lo sabemos con certeza. Se reportó que anteriormente hubo algunos disparos a las viviendas afectadas, por lo que el caso ahora quedará en investigación”, expresó un oficial.

No se detuvo a ningún sospechoso por el fuego que abarcó doscientos metros cuadrados.

 

Amenazados

Los afectados trataban de salvar lo poco que les había quedado. Manifestaron que se regresarán a Nicaragua, porque los delincuentes amenazaron con volver.