•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ni las autoridades de la subdelegación policial de San Judas ni la Fiscalía se pronunciaron ayer por las denuncias que ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, interpusieron dos jóvenes, quienes alegan que delitos cometidos en su contra están impunes, porque quienes los están tramitando aparentemente los discriminaron por su opción sexual.

Gonzalo Carrión, director jurídico del Cenidh, anunció que acompañarán a los denunciantes para que recurran de queja ante Asuntos Internos de la Policía e Inspectoría de la Fiscalía, porque en delitos graves como la violación, el procedimiento ordena que se actúe rápido para asegurar la captura de los sospechosos, pero no ha sido el caso.

Los hechos

Mario Quiroz, uno de los denunciantes, relató que hace seis meses estaba vendiendo alimentos en León, donde vivía, cuando un sujeto intentó arrebatarle la cartera, pero como no se dejó, este lo atacó a pedradas y le rompió un hueso de la pierna derecha, pero el acusado no está detenido y el juicio oral se ha suspendido varias veces por la inasistencia del representante fiscal. La vista quedó reprogramada para este 4 de marzo.

Por su parte Douglas García --quien reveló su identidad pese a ser víctima de un delito sexual--, denunció que hace más de 20 días fue violado por tres sujetos en un barrio del Distrito Tres, y pese a que interpuso formal denuncia, identificó a sus victimarios y tiene dos dictámenes que certifican lo que le ocurrió, la Policía no los capturó inmediatamente y la Fiscalía no ha pedido la orden de captura.

 

No contestan

El Nuevo Diario intentó comunicarse con la jefatura de la Fiscalía y con la Policía de la subdelegación de San Judas para conocer su posición en torno a las denuncias, pero nadie contestó las llamadas.