José María Centeno
  • |
  • |
  • END

MUELLE DE LOS BUEYES
En días previos a las elecciones municipales, cuando las autoridades están volcadas en garantizar el orden en los comicios, dos mujeres fueron cruelmente asesinadas, una por desconocidos y otra aparentemente por su marido. En ambos casos los autores garantizaron que las víctimas no sobrevivieran a las heridas.

Rosa Isabel Hurtado López, de 45 años, fue asesinada por personas no identificadas, cuando caminaba rumbo a su casa, ubicada en la Comarca Cedro Bonito, del municipio de Muelle de los Bueyes.

Según el informe policial, la víctima viajaba en un bus que brinda el servicio de transporte colectivo de la comunidad La Batea a Cedro Bonito.

Cuando había caminado unos 400 metros sobre el sendero hasta su casa, fue interceptada por sujetos desconocidos, quienes le hicieron tres disparos de arma de fuego, dos en la cabeza y uno en el pecho, como para cerciorarse de que muriera, y luego se dieron a la fuga.

La Policía Nacional de Muelle de los Bueyes se presentó al lugar de los hechos para realizar las investigaciones correspondientes, pero aún no hay ningún sospechoso detenido, explicó el capitán Román Benítez, jefe de Relaciones Públicas de la Policía de Zelaya Central, quien agregó que no dejarán este caso sin esclarecer.

Marido, principal sospechoso
Y en Nueva Guinea, María Magdalena Obando, de 32 años, fue la segunda dama salvajemente asesinada de nueve machetazos en diferentes partes de su cuerpo. Los hechos criminales ocurrieron en la Colonia “Rubén Darío”, del municipio de Nueva Guinea, el pasado domingo, y fueron reportados a la Policía Nacional por Juan Feliciano Granado, pastor evangélico de la Iglesia de Dios de La Profecía.

El cuerpo de Magdalena estaba tirado sobre el piso de su casa, en un charco de sangre. Al ser revisada, se encontró en su humanidad nueve profundas heridas de machete que afectaron el rostro, el pecho y otras partes, lo que le provocó la muerte instantánea. La Policía Nacional movilizó una guardia operativa con un equipo especial de investigación para esclarecer dicho crimen, y según los avances preliminares, el principal sospechoso es Ronaldo Barquero, esposo de la víctima, ya que frecuentemente tenían pleitos por celos y hay testigos de que ese día había discutido con Magdalena.

Otro elemento que hace sospechar a la Policía de que Barquero está involucrado en el hecho es que desde horas tempranas del domingo el sujeto desapareció de su casa. La Policía Nacional localizó y detuvo a Barquero, quien ya fue puesto ante el Ministerio Público por el crimen que podría ser tipificado como parricidio, dijo el capitán Román Benítez.