•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Delincuentes armados de revólveres calibre 22, una escopeta y una pistola, asesinaron a un hombre, hirieron a una mujer, a la vez que golpearon, robaron y violaron a una menor en la comarca La Corona, municipio de San Ramón, departamento de Matagalpa.

El segundo jefe de la Dirección de Auxilio Judicial, capitán Rafael Gómez, señaló que están realizando las investigaciones y tratando de dar con el paradero de los delincuentes que ya están identificados.

Asimismo, informó que fuerzas especiales de la Policía matagalpina tendieron un “cerco” en la zona donde ocurrieron los delitos, para tratar de capturar a los delincuentes, de quienes se sospecha son los mismos que violaron a otra mujer en La Grecia y que han cometido otros asaltos en Yasica Sur.

La persona que falleció en el Hospital Regional “César Amador Molina”, después de haber sido herido por los delincuentes, respondía al nombre de Julio César Vanegas López.

El hombre recibió un disparo a la altura del corazón, con salida en el costado izquierdo, mientras que a su compañera de vida, Flor de María Reyes Rodríguez, le dispararon en el cuello, porque lo defendió. Ella está en el hospital de Matagalpa y su estado es delicado.

Una menor de edad, sobrina de Reyes Rodríguez, relató que vivieron momentos de terror, porque los delincuentes llegaron de madrugada, comenzaron a disparar, primeramente al transformador para dejar sin luz el caserío El Espejo, de la comunidad La Corona, para luego introducirse a la vivienda de Vanegas y asesinarlo.

Asalto tras asalto

“Nosotros estábamos acostados cuando vinieron cuatro hombres con máscaras negras y dijeron que abrieran la puerta, don Julio se levantó y no les quiso abrir, entonces pegaron un balazo en la puerta, abriéndola, luego entraron y comenzaron a pedir dinero, celulares, prendas, pero como el señor les dijo que no tenía nada, lo tiraron, posteriormente registraron la casa, de donde se llevaron el dinero, un equipo de sonido y celulares”, aseguró la menor.

Gloria de los Santos Vanegas López, que vive a unos 200 metros de la casa donde se registró el ataque, relató que su hermano pedía a gritos que lo ayudaran, pero como estaba oscuro y sus vecinos no tienen armas, nadie llegó a auxiliarlo en ese preciso momento, además los delincuentes los superaban en número, porque unos entraron a la casa y el resto rodeó el inmueble para que nadie escapara.

Llamado

“Yo grité pidiendo ayuda, corrí con mi hija de 15 años, subí al cerro, donde hay señal de teléfono celular y llamé a la Policía a la una de la madrugada, pero llegaron hasta las cinco de la mañana; los delincuentes se fueron a las tres”, relató la mujer.

Después de huir, a un kilómetro de donde habían cometido su primera fechoría, los delincuentes incursionaron violentamente en la casa de Pedro Murillo Cruz, a quien le botaron la puerta a balazos, luego lo golpearon y lo despojaron de celulares, relojes y anillos.

Adonia García, nuera de Murillo, relató que los ladrones se enojaron porque ellos gritaron pidiendo ayuda, por lo que a un muchacho, a una señora y a ella los colocaron boca abajo, en el piso, les apuntaron y amenazaron con hacerlos “pagar” por delatarlos.

Luego los delincuentes incursionaron en una tercera casa, donde robaron y abusaron sexualmente de una menor de doce años, luego huyeron.

 

A un año de desaparición, cuerpo de español no aparece

BLUEFIELDS/END• El 18 de marzo se cumplió un año de la desaparición física del ciudadano español Miguel Ángel Roldán Cañada, quien tenía 61 años y vivía en una propiedad en la zona del Caño Sillico, sobre la ribera del río Kama, municipio Kukra Hill, Región Autónoma Caribe Sur.

El único acusado por este caso es Humberto Soza Castellón, quien está preso desde hace un año, por obstrucción de información y funciones, porque no ha colaborado para hallar el cuerpo del extranjero, pero la abogada del señalado, Ericka Altamirano, alega que no hay pruebas de que este haya sido el supuesto asesino.

“Se desconoce qué sucedió en realidad, porque no sabemos si en verdad hubo un asesinato”, apuntó la abogada de Soza.

La Fiscalía basa su acusación en la prótesis dental que encontraron en el yate del desaparecido, “pero esa pieza se puede cambiar y no es una prueba fehaciente”, dijo.

El fiscal Alfonso Pineda anunció que el próximo 4 de abril demostrará que Soza Castellón y el prófugo Erick Soza Valle son los coautores del crimen.

 

En la comarca La Corona, municipio de San Ramón, los pobladores no duermen tranquilos a causa de los delincuentes.

 

12

HOMBRES conforman la banda; 4 incursionaban y el resto vigilaba