•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuando Elvin Ramón González, de 28 años, compró un solar en Siuna en el 2011 por 5,000 córdobas, pensó que estaba haciendo realidad su sueño. Sin embargo, este se convirtió en pesadilla, porque lo golpearon, fue a parar al hospital y para colmo de males la Policía lo ve como victimario, y no como víctima.

Por eso Ana María González, de 48 años, recurrió de queja ante la primera comisionada Aminta Granera y ante Asuntos Internos, contra la jefatura de la Policía de Siuna, para que le den trámite a la denuncia de su hijo Elvin Ramón contra sus agresores “y se haga justicia”.

Según la queja de González, como Elvin Ramón González interpuso dos demandas en los juzgados civiles contra sus vecinas, porque le cerraron el paso hacia su solar ubicado en el barrio “Gilberto Romero” de Siuna, el 15 de marzo de este año. Entonces, las autoridades se presentaron a hacer una inspección judicial de deslinde y amojonamiento.

Aparentemente eso molestó a las demandadas. Cuando Elvin Ramón se fue con uno de sus hijos a la pulpería (a comprar candelas y agua), porque le han cortado el agua y la energía, volvieron a llegar.

Sin comunicación

La denunciante explicó que en ese momento su hijo reclamó. Esto dio paso a que sus vecinas y seis policías –supuestamente– se lanzaran contra él para golpearlo. Producto del percance, cuando llegó al hospital de Siuna, emanaba sangre por boca, oídos y ano.

“Y lo más sorprendente es que la Policía no quiere dar trámite a la denuncia que interpuso contra sus agresores”, apuntó doña Ana María, quien se quejó de que su hijo fue llevado arrastrado al hospital y esposado a una cama.

El Nuevo Diario trató de contactar a algún miembro de la jefatura policial de Siuna y a las denunciadas, entre las que se menciona a una concejal regional recién electa, pero no fue posible establecer comunicación con ellos. En una grabación que el denunciante tiene como prueba se escucha a una mujer decir que si él quiere vivir en el solar, tendrá que comprarse un helicóptero.

“Quiero justicia, que me escuchen, yo no soy ningún delincuente y no le he hecho daño a nadie; compré el terreno con dinero limpio”, comentó finalmente Elvin Ramón González, quien compró con escritura y cesión de derechos a Donald Mayorga.