•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después de varios meses de proceso e investigación, el juez especializado en Violencia, William Montalván, resolvió declarar no culpable al profesor Pedro Martínez Orozco, quien fue acusado del delito de violación sexual y violencia psicológica en prejuicio de una estudiante.

Para demostrar su inocencia, el profesor Martínez se entregó a la Policía a las diez de la mañana del 10 de octubre acompañado del obispo de Estelí, Abelardo Mata, ya que pertenece a los grupos religiosos de la iglesia católica.

También lo acompañó Roberto Petray, presidente de la ANPDH. El docente dijo en todo momento que todo era una farsa en su contra y que lo iba a demostrar durante el proceso judicial, prueba de ello, fue que se entregó a las autoridades de manera voluntaria.

El juez Montalván después de analizar los elementos de pruebas presentados por el Ministerio Público, resolvió dejar en libertar a Martínez Orozco, porque consideró que no había elementos suficientes para demostrar la culpabilidad.

“Quedó demostrada mi inocencia, fue un duro golpe para mí y mi familia; he trabajado por más de 30 años en la educación y 17 en cargos administrativos, donde hay siempre acusaciones infundadas, pero que lo acusaran como un depravador sexual, como una persona que espiaba a las víctimas, eso me afectó”, dijo Martínez.

“Fue una mala experiencia, hay muchas organizaciones esterofóbicas que están utilizando la Ley 779 como un ‘modus vivendi’, como una forma de ganar un salario sin importarles la dignidad de las personas a las que están acusando; los mismos argumentos que ellos utilizaron para acusarme, se volvieron en su contra”, concluyó.