•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Tomado del Diario Extra

El nicaragüense Martín Garmendia, de aproximadamente 50 años, perdió la vida de forma trágica, cuando aparentemente se introdujo a un pozo de unos 18 metros de profundidad para repararlo, pero desconocía que el mismo emanaba gases tóxicos que lo dejó inconsciente.

Garmendia no se pudo sostener y cayó al fondo del pozo sucediendo la desgracia en San Juan de San Ramón, Costa Rica.

Heikel Marín, compañero del fallecido, indicó que al momento de la emergencia llegó a auxiliarlo, sin embargo, por lo hondo del hueco no pudo hacer nada para salvarle la vida.

Intentó salvarse

Pese a esto, expresó que cuando llegó Garmendia aún se encontraba con vida, “porque se escuchaba jalando aire, estaba intentando respirar”, comentó el testigo.

“Estaba en mi tiempo de desayuno y en eso escuché un grito, me acerqué al pozo y él se había caído de una cuerda que llevaba, todos nos preocupamos porque el señor iba a limpiar las tuberías a lo interno, pero sucedió esto”, agregó Marín.

Por su parte, Alex Mora, paramédico que estuvo en la escena, dijo que se auxiliaron con el Cuerpo de Bomberos para rescatar con vida a Garmendia, pese al gran esfuerzo no fue posible.

“Nos alertan en el sector de Concepción de San Ramón sobre un trabajador que estaba realizando labores dentro de un pozo, al llegar al lugar lo encontramos inconsciente, y lamentablemente fue declarado muerto”, dijo el paramédico.

Otra víctima

Debido a la tragedia, el encargado del terreno, identificado como José Arcadio Molina, dijo que tiene todos los permisos y seguros para realizar labores dentro de la propiedad, añadió que la víctima tenía poco días de trabajar para él.

También se reportó la muerte del nicaragüense Teófilo Gutiérrez, de 55 años, quien laboraba como guarda de seguridad desde hace dos meses en la vivienda que lo encontraron sin vida, ubicada en San Roque de Grecia.

Los vecinos dijeron que observaron extraño que Gutiérrez, no saliera a comprar su desayuno como lo hacía regularmente.

Unidades de Cruz Roja y la Fuerza Pública recibieron la alerta, pero al llegar al lugar no quedaba más que poner la manta blanca encima a la víctima.

Agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), llegaron a levantar el cadáver y trasladarlo a la Morgue Judicial donde se determinará las causas del deceso.

 

Aparentemente descuido provocó tragedia

MÁXIMO RUGAMA•ESTELÍ/ Después de 72 horas de agonía se rindió a la muerte el productor Sergio Antonio Talavera, de 42 años, quien resultó con lesiones graves al caerle encima la pared que derrumbaba.

El lamentable hecho ocurrió en “La Naranjita”, ubicada a unos 30 kilómetros al noreste de la ciudad de Estelí.

Tres albañiles y la víctima demolían una casa, con el propósito de construir otra. Lamentablemente, Talavera ya no logró ver el fruto de su trabajo.

La víctima mortal resultó con once costillas quebradas y ocho fracturas en diferentes partes del cuerpo. Aunque fue trasladado al hospital y estuvo en cuidado intensivo, finalmente un paro cardíaco lo fulminó la noche del martes.

Talavera fue recordado como alguien emprendedor y honesto, dijeron entre sollozos amigos y parientes, quienes le dieron el último adiós en medio de un clima de consternación.

 

"Tengo las pólizas, las tengo al día, el señor estaba empezando a trabajar en esta construcción, que es un proyecto familiar”.

JOSÉ ARCADIO MOLINA. MAESTRO DE OBRA.