Lizbeth García
  • |
  • |
  • END

Probablemente la solidaridad de género fue determinante a la hora de que los miembros de un jurado de conciencia, conformado por tres mujeres y dos varones, decidieron declarar no culpable a Karla Vanessa Pavón, por la autoría de los delitos de lesiones físicas y psicológicas en perjuicio de sus hijos de nueve, siete, cuatro, tres y dos años, respectivamente.

“El veredicto no es vinculante con la resolución del Ministerio de la Familia, por lo que los niños seguirán en el albergue”, apuntó ayer el fiscal Rolando Zapata, quien explicó que el Ministerio Público presentó pruebas contundentes para acreditar los delitos acusados, pero los miembros del jurado decidieron declarar no culpable a Pavón el miércoles, a las ocho de la noche.

Los hechos por los que la mujer fue acusada y enjuiciada ocurrieron el 28 enero de este año, cuando su hijo de nueve años llegó corriendo, amarrado y amordazado, a denunciarla en la Estación Dos de Policía, porque lo había azotado con una faja, luego le quemó las manos y cuando el pequeño huyó hacia el cerro del asentamiento “Los Martínez”, en Managua, aparentemente lo persiguió con un cuchillo.

Los familiares de la acusada siempre negaron que los hechos hayan ocurrido como los denunció el niño, quien según ellos sí fue objeto de castigos correctivos, más no de maltrato, versión que a los ojos del jurado y a juzgar por el veredicto quedó demostrada. Durante el tiempo que duró el juicio, la mujer estuvo bajo medidas alternas a la prisión, porque estaba embarazada y dio a luz al fruto de una violación por parte de su ex marido y padre de sus hijos.