• |
  • |
  • END

Espantosa fue la escena presenciada por quienes pasaron por el kilómetro 67 de la carretera Managua-León, después de las 10 de la noche del miércoles, porque les tocó ver el rostro aplastado de un transeúnte que se quedó dormido sobre la vía.

El hombre, cuya edad oscilaba entre los 25 y 30 años, quedó sobre un inmenso charco de sangre y con la masa encefálica regada sobre el asfalto. La víctima, de identidad desconocida, vestía short azulón, camisa verde y cerca de su cuerpo estaban unas chinelas azules.

El cadáver quedó sobre el carril derecho que corresponde a los vehículos que circulan de oeste a este, sobre esa carretera.

En el lugar de la dantesca escena la Policía no encontró rastros de frenazo y presume que la víctima era habitante de un caserío ubicado 400 metros al este del puente de Izapa. Se cree que el cuerpo fue reiteradas veces arrollado por vehículos que pasaban por el lugar, ante la falta de visibilidad.

Hasta el cierre de la presente edición no se sabía quién era el infortunado, por lo que el cuerpo está en la morgue del hospital de León, confirmaron las autoridades policiales de La Paz Centro.