•   Niquinohomo,  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Han transcurrido 13 años desde que Francisco Javier Sánchez Potosme, conocido como “Panchito”, ocupó las portadas de los periódicos nacionales por varios meses, cuando a la edad de seis años, su padrastro, Ronald José Alvarado Sandino, llegó a su escuela en Costa Rica y se lo llevó con rumbo desconocido.

Ángela Potosme Salazar, quien considera que ha vivido el pasaje más horrendo de su vida, dice que ahora que su hijo es adulto, no le importa si se ha casado o no, pero que lo único que desea es volver a verlo, porque le fue arrebatado y desde entonces su búsqueda continúa.

Su instinto y corazón de madre le dicen que “Panchito” está vivo, que va a aparecer, porque se ha agarrado de la mano de Dios y no pierde las esperanzas de volver a verlo.

“Vivo en Costa Rica y vengo a Nicaragua con mi mamá, quien se ha agravado. Dejo a mi mamá con la familia y salgo a buscar a mi ‘Panchito’. He andado en todo el país, he ido a El Rama, Nueva Guinea, Muelle de los Bueyes y a San Carlos. El hombre que vivía conmigo se lo robó el 28 de marzo del 2001”, dijo entre sollozos Potosme Salazar.

Su excompañero

La denunciante explicó que solo Ronald Alvarado (su excompañero de vida), sabe dónde está su hijo.

“El fue procesado por el Organismo de Investigación Judicial, OIJ (de Costa Rica), el investigador hizo su trabajo y en el juicio sacó a luz cómo sucedieron las cosas. Sus compañeritos de clase dijeron que él llegó, lo llamó y el niño corrió hacia él y luego regresó donde sus compañeros y dijo: ‘Váyanse porque voy a una fiesta con mi papito a Nicaragua. Alvarado Lo tomó de la mano y lo montó al carro”, recordó Potosme Salazar.

La afectada creyó que la pesadilla había terminado cuando un niño de San Marcos se hizo pasar como “Panchito” y se hizo un alboroto desde Costa Rica, país del cual ha recibido mucho apoyo, mientras que las autoridades nicaragüenses, a pesar de que es su pueblo y ha venido incontables veces, no le dan razón del paradero del menor.

“Algunos familiares me han dicho que lo que hizo él fue ensuciar a la familia Alvarado, él no tiene comunicación con la familia, porque desde que me hizo ese daño acá no da la cara. Solo Dios y él saben qué me hizo a mi Panchito. Estos trece años han sido duros para mí”, señaló Potosme Salazar.

La madre solicita que cualquier información sobre el menor, informen a la dirección: Academia Santa María dos cuadras del sur, al tope en Niquinohomo, o llamen a los celulares 8818-9509, 8329-5764, y pregunten por Patricia Campo Chamorro.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus