•  |
  •  |
  • END

JINOTEGA
12 mil plantas de marihuana que miden 2.5 metros de alto, junto a 38 libras de la “hierba maldita” dividida en dos lotes, fueron incautadas por fuerzas de la Policía y del ejercito que patrullaban la zona de Bosawas y el río Coco, en Wiwillí departamento de Jinotega.

El primer operativo se ejecutó, según la subcomisionada Junieth Cano Valle, portavoz de la Policía de Jinotega, el martes cuatro de noviembre. El procedimiento de incautación de la droga se hizo en la Comarca Bosawas, por fuerzas de la Policía en el territorio de la comunidad de Ayapal, municipio de San José de Bocay, en la propiedad de José Santos Salgado, de 40 años, quien en medio de un cañaveral había sembrado la hierba para evitar que ésta fuera descubierta.

Sin embargo, el lugar donde se encontraba el plantío se localiza en las espesas montañas del territorio jinotegano, entre el sector conocido como El Castrillo, colindante con la Comarca Los Chiles y el río Hamacón, del territorio de San José de Bocay.

Navegando en el Coco
Ese mismo día, fuerzas del Ejército de Nicaragua, que resguardan la frontera de Nicaragua entre Honduras capturaron a dos elementos que navegaban sobre el río Coco, cuando trasladaban 30 libras de marihuana.

El operativo se ejecutó en el municipio de Wiwillí, en la Comarca El Tablazo, ubicado a 55 kilómetros al norte de dicho municipio. Los hechos se dieron cuando una patrulla del Ejército de Nicaragua, observaron un bote que navegaba sobre las aguas del río Coco con dirección al municipio de Wiwillí. El bote era conducido por Santos Javier Paguaga Cruz, de 26 años, y su ayudante, Pedro Paguaga Cruz. Seguidamente, al sospechar que se trataba de algo ilícito, los solados requisaron el bote, descubriendo en el mismo vehículo acuático un bolso negro, en cuyo interior se hallaba una bolsa quintalera amarilla, en la que se escondía hierba ver, la que pesaba 30 libras.

La hierba fue trasladada hasta Jinotega, donde se concluyó que se trata de marihuana, por lo que fueron capturados ambos sospechosos quienes serán puestos a la orden de las autoridades competentes.