Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Verificarán coartada
Para garantizar que todo esté listo para el juicio oral y público que se celebrará la próxima semana, el juez Octavo Penal de Juicio, Tomás Eduardo Cortés, giró oficio a la Dirección del Hospital “Gaspar García Laviana”, de Rivas, para que le informen si en ese centro asistencial estuvo internado un familiar de uno de los acusados por el asesinato del ingeniero de Enatrel, Carlos Alberto Moreira, quien murió el 22 de agosto por asfixia mecánica.

El cuerpo luego fue incinerado. El judicial también giró oficio al juez de Rivas para notificar a los testigos de descargo que deberán corroborar la coartada del acusado.

La vista pública está programada para el once de noviembre, pero antes deberá de celebrarse la audiencia preparatoria que quedó aplazada porque el Poder Judicial no trabajó ayer viernes.

Los acusados por asesinato, hurto y robo de dos vehículos son Alexis Mendoza Álvarez, José René Mendoza y Pablo Meléndez Rodríguez, pero el primero dice que el día de los hechos estuvo en el hospital, el otro que estuvo en una fiesta, y el tercero estaba de turno vigilando la empresa para la cual labora.

“Los Gallos” recusan a juez
Los supuestos miembros de una banda que la Policía identificó como la de “El Gallo”, recusaron a la juez Segundo Penal de Juicio, Adela Cardoza, por medio de un escrito que presentó uno de sus abogados, el doctor Fernando Ruiz Chamorro.

La vista inicialmente estaba programada para finales de octubre, pero media docena de testigos no fueron notificados porque no los conocían en el barrio donde los fueron a buscar, o vivían fuera del área de cobertura de los notificadores o simplemente la dirección que el personal judicial buscaba para entregarles las citas no existía.

Los acusados son Norberto Francisco Blanco, de 39 años; José Ramón López, de 36; Freddy de Jesús Hernández Juárez, de 26; Justino Ramón Bautista Valdivia, de 29, y José Enrique Suárez, de 37 años, quienes están acusados por la supuesta coautoría de robo agravado en perjuicio de la Ferretería Richardson-sucursal Carretera Managua-Masaya.

“No me defienda compadre”
Porque el abogado que un pastor evangélico contrató para defenderlo de tres cargos de violación no era lo suficientemente capaz para representarlo durante el juicio, el juez Séptimo Penal de Juicio, Octavio Rothschuh, tuvo que reprogramar la vista y pedir un defensor público.

El imputado tiene 54 años y es de apellido Picado. Fiscalía lo acusa por abuso sexual agravado, violación agravada y violación en perjuicio de cuatro “ovejas” de su congregación religiosa, de16, 12, 18 y 21 años, a quienes habría abusado en 18 ocasiones “con el cuento” de que se las iba a llevar el Diablo y “los gusanos” las iban a matar si no sostenían relaciones sexuales con él. Esto ocurrió en Ticuantepe.