•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La luz se apagó, minutos después sintió una pistola en el cuello y alguien que le decía: ¿Dónde está el vigilante varón?, ¡dame tu arma, dale, dale apurate!, relata un poco más calmada Rosa Scarlett Gutiérrez, quien quedó maniatada junto a sus dos hijos, luego que cinco sujetos ingresaron a robar en el colegio que cuidaba.

El robo con fuerza se dio a eso de las 3:30 a.m. de ayer, en el centro educativo “Alfonso Cortés” del barrio La Primavera, de donde fue La Danto cuatro cuadras al norte. Los amigos de lo ajeno se llevaron una cocina de dos quemadores, un tanque de gas lleno, C$500 en efectivo y varias golosinas del quiosco que está dentro del colegio.

¿Primerizos?

“El hombre me insistía que le entregara el arma y yo le dije: ‘De dónde, papa, si no tengo nada, aquí estoy toda, por favor no nos hagás daño’”, relató Gutiérrez, quien al momento del asalto estaba acompañada de su hija de 18 años y el varón de 22.

“Nos ataron de pies y manos con teipe transparente y con la misma ropa que andábamos, el tipo que me estaba amarrando tenía las manos heladas y estaba nervioso, aunque andaban tapado el rostro; eran jóvenes por el timbre de voz, pero había otro, un poco mayor, que era el que los mandaba”, recordó la víctima.

“Nos quitaron las prendas que portábamos, dinero y los tres celulares, uno de los tipos estaba registrando a mi hija y otro sujeto le dijo: ‘¡No la toqués, que no venimos a violar!, vos sabés a qué nos mandaron. Señora, tiene una hija muy bonita, cuídela’, me dijo todavía el sujeto”, recordó la víctima.

Las víctimas fueron rescatadas por una vecina que llega a las 4:00 a.m. a echar tortillas cerca del centro y al ver salir a los tipos, buscó ayuda con los demás vecinos, quienes ingresaron con palos y machetes a liberarlos.

De la zona

“Para mí que son ladrones de la zona, porque cómo saben que hay dos vigilantes, que la joven era hija de la señora y dónde estaban las bodegas, porque le pedían (a Gutiérrez) las llaves de las bodegas donde está la provisión de la merienda escolar, el laboratorio de computación y todo lo demás; hasta los peroles se querían llevar, pero ya no les dio tiempo y los dejaron casi en la puerta”, señaló la subdirectora, Bertha Araica.

 

"Estamos realizando allanamien-tos, todavía no hay detenidos".

Auxiliadora Huembes

Jefa de Detectives D-VI PN

 

Vigilantes “desarmados”

Lizbeth García/ END. Mediante un recorrido en varios colegios capitalinos, se corroboró que en estos hay vigilancia interna las 24 horas del día, pagada por el Ministerio de Educación, pero el problema es que los vigilantes no tienen armas.

Mauricio Antonio López, vigilante del Colegio Flor de Sacuanjoche, del barrio Las Torres, explicó que lo único que le dieron para ejercer su labor es un machete.

Por su parte Lenín Aráuz Bermúdez, vigilante del Colegio “José de la Cruz Mena”, ubicado en la colonia “Pedro Joaquín Chamorro”, explicó que aunque no tiene arma para ejercer su labor, tiene una línea de comunicación directa con el Ministerio de Educación, Sinapred y la Policía, cuyos agentes realizan rondines constantes, porque el colegio está ubicado en un “sector priorizado”.

El comisionado César Cuadra, de la vocería de la Policía Nacional, explicó que para garantizar la seguridad de estudiantes y profesores, cada año desarrollan el Plan Colegio en escuelas, universidades y paradas de buses, pero aclaró que la seguridad interna de los centros escolares corre por cuenta del Ministerio de Educación.

“No podemos tener un policía en cada colegio, no daríamos abasto”, comentó. La Policía garantiza el patrullaje en los alrededores de los colegios, los jefes de sector se reúnen con los directores de los centros para conocer la problemática que hay en cada lugar, y las Direcciones de Seguridad Pública, Antidrogas e Inteligencia trabajan detectando y controlando los expendios de drogas y licor.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus