•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Dos sujetos de nacionalidad dominicana golpearon, estrangularon y enterraron en estado agónico en un barrio de la ciudad de Nueva Jersey, Estados Unidos, a Fátima Pérez, de 41 años, originaria del municipio de Posoltega, Chinandega, confirmó a El Nuevo Diario su exsuegra, Bertha Justina Estrada.

Estrada, madre de Denis Antonio García, exesposo de Pérez, explicó que uno de los criminales trabajaba como jardinero en la vivienda de la víctima y la convenció para ir a comprar un vehículo a una subasta, hurtándole junto a su cómplice una considerable cantidad de dólares.

“Mi nuera aceptó ir con el empleado a comprar el carro, pero en el camino desviaron la ruta, para matarla, me confirmó mi hijo vía telefónica. Es triste lo que ha ocurrido, cuando ambos tenían 15 años se casaron aquí en Posoltega y procrearon dos hijos que hoy tienen 21 y 7 años", relató Estrada.

FBI actúa

Agregó que el miércoles, investigadores del FBI localizaron el cadáver de Pérez, el cual se encuentra en el Instituto de Medicina Legal de Nueva Jersey.

Por su parte, Socorro García, excuñada de Pérez, aseguró que de acuerdo a una conversación con su hermano, el FBI capturó a los dos criminales, quienes ayer asistieron a una audiencia.

“Declararon la forma en que sacaron a Fátima y cómo la asesinaron. De acuerdo a las investigaciones, esos sujetos han matado a otras personas, son peligrosos y exigimos les caiga todo el peso de la ley", indicó.

Salvajes

Añadió que, según información facilitada por su hermano, Pérez fue atada de manos y no hubo manera de auxiliarla porque el crimen ocurrió lejos del centro de la ciudad.

Fátima Pérez era enfermera y cuidaba a una señora en Nueva Jersey, y su exesposo, Denis Antonio García, de 41, años, labora en un taller de mecánica.

 

2

dominicanos son los sospechosos de asesinar a Fátima Pérez.

 

La víctima trabajaba cuidando a una señora y deja a dos hijos.

 

Indignación en Posoltega

Pesar. María Elsa Grádiz aseguró que desde niña conoció a Fátima Pérez, quien era trabajadora y de conducta intachable. “Vivo en Miami y últimamente han llegado muchos delincuentes que por un par de zapatos te matan; hay que tener cuidado”.

Juana Petrona Caballero, quien cuida la vivienda donde habitó Fátima Pérez en Posoltega, expresó que Fátima fue secuestrada y asesinada, por lo que pide justicia.