•   España  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La capitalina Jeaneth Beltrán, de 30 años, falleció el viernes en el Hospital Virgen de la Salud, de Toledo, España, luego de esperar por casi cinco horas ser atendida en la sala de emergencias.

Según publica el diario español El Porvenir, Beltrán presentaba fuertes dolores de cabeza, visión borrosa, mareo, malestar estomacal y vómitos.

“Como no tenía “papeles”, le pidieron la cédula de su país y nos hicieron pasar a una sala de espera donde materialmente “agonizó” en una silla y apoyada en mi regazo, sin recibir la atención que merecía”, declaró al diario la amiga que la trasladó al hospital, pero que prefirió el anonimato.

“Al ver el empeoramiento de Jeaneth, salí a buscar al personal sanitario, instándoles a que la atendieran cuanto antes. Había más gente en las urgencias, pero ninguno tan malita como ella. Volví a reclamar atención, fue cuando un enfermero me entregó una bolsa porque ella vomitó algo oscuro”, lamentó la amiga.

“Les dije que eran unos negligentes y que llamaran al médico, pero no hicieron nada”. “¡Cállese! --le dijo un enfermero--, nosotros no podemos hacer más”.

“Janeth empezó a convulsionar” y le preguntaron si era epiléptica, si tomaba alguna medicación o padecía alguna enfermedad. Todo negativo “ella estaba bien” aseguró la amiga.

Finalmente decidí llevarla a otro hospital, pero una enfermera me detuvo y la subieron a una camilla. Al rato me subieron a la UCI, donde una facultativa me dijo que la habían intentado reanimar, sin éxito, y que había sufrido una paro cardiaco”, señaló la testigo.

Pero la tragedia aún no termina, ya que ni la familia ni sus amigos pueden costear la repatriación de sus restos mortales a Nicaragua, tampoco tenían los 900 euros (unos US$1,228), para la sala de tanatorio, acta para velorio y no saben si se podrá incinerar el cadáver para enviar las cenizas.

Comunicado

El Complejo Hospitalario de Toledo publicó un comunicado donde piden respeto y que no se especule sobre los hechos.

“Se pide respeto y que no se especule con la muerte de una paciente. Lamentamos el fallecimiento y trasladamos las condolencias a los familiares, a la vez que pedimos respeto a los profesionales y a la investigación en curso”.

“La paciente presentaba cuadro de cefalea, fue calificada de bajo riesgo. Al sufrir un empeoramiento la paciente es trasladada al servicio de Medicina Intensiva, donde fallece. Se realizó una necropsia, cuyos resultados preliminares indican que la paciente tenía una patología grave, de origen renal, que probablemente no fuera conocida por la propia paciente, al no haber sido diagnosticada”, concluye el comunicado.