•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

José Luis y su hermano Wilmer Cornejo Hernández fueron presentados por la Policía Nacional como los presuntos autores de la muerte de los comerciantes de papa y verduras originarios del departamento de Jinotega, quienes fueron encontrados semienterrados el fin de semana en la comunidad La Granja, al norte de Matagalpa.

"José Luis es confeso del crimen de los comerciantes, señala que buscó a su hermano (Wilmer) para que lo ayudara a enterrar los cuerpos y la motocicleta en la que se movilizaban las víctimas", informó el comisionado mayor Ramón Calderón, jefe policial de Matagalpa; sin embargo, los acusados negaron los señalamientos.

“No, señora, yo no sé nada, esas cosas me las pusieron, no sé de nada", dijo escuetamente José Luis Cornejo Hernández.

Los sospechosos son originarios de la comunidad Aguas Zarcas, del municipio de San José de Bocay, departamento de Jinotega.

El móvil

El hecho se registró el sábado 23 de mayo, cuando los comerciantes Ada Julia Morán Guardado, de 43 años, y Cairo José Gutiérrez Torres, de 23, fueron ultimados de múltiples heridas con arma blanca.

Estos fueron citados a un sembradío de ayotes y chiltomas con la "carnada" de comprar a mitad de precio el quintal de papa, pero ahí fueron asesinados.

En el esclarecimiento de los hechos la Policía Nacional reveló que el móvil del asesinato y femicidio fue el robo.

“El victimario prometió vender a 400 córdobas el quintal de papa a doña Ada Julia, quien llegó acompañada del joven Gutiérrez, les pide el dinero y al no llevarlo se enfureció y procede a cometer el crimen", señaló el jefe policial.

Según la Policía, José Luis no sustrajo el dinero que portaban las víctimas, pero sí los celulares.

"Los teléfonos móviles de las víctimas estaban en poder de José Luis, quien se lo había regalado a su compañera de vida y el otro lo tenía él", dijo el jefe policial.

El operativo policial fue realizado por la Dirección de Auxilio Judicial Nacional con la especialidad de crímenes violentos, en coordinación de las delegaciones de Matagalpa y Jinotega.

Trabajadora

“Mi madre era una mujer trabajadora, se ganaba C$20 por cada saco de verduras y papas, y daba empleo a un grupo de mujeres que lavaban zanahorias. Ese sujeto (José Luis) ya la conocía porque lavaba zanahoria, él escuchaba cuando a mi mamá le ofrecían los productos y hacían el negocio, por eso la asesinó ofreciéndole venderle una papa”, dijo entre lágrimas una hija de la víctima, quien pidió no identificarse.

"Ella salió con el muchacho (Cairo) a comprar los 400 quintales de papas y ya no regresó. Los niños de 9 y 12 años preguntan por ella", manifestó entre llanto el viudo, Isabel Deling Flores.

Los familiares de las víctimas piden que ambos detenidos sean castigados con todo el peso de la ley.

 

Alarma por asesinato

Orlando Barrios / Masaya • Los comerciantes de papa y verduras del mercado “Ernesto Fernández”, de Masaya, lamentaron la muerte de Cairo José Gutiérrez Torres y de Ada Julia Morán Guardado. Ahora sienten temor de salir a comprar su mercancía.

“Estamos alarmados porque ahora nos da temor salir a otros departamentos a comprar nuestros productos. Me da miedo que me llamen y me digan ahora seguí tal camino y luego me salen hombres armados para matarme”, dijo Ángela Useda, mayorista de verduras del sector Maya Sur del mercado municipal.

“Ahora los celulares pueden ser el instrumento para concretar con la muerte, ya que muchos homicidios han ocurrido a través de una llamada”, dijo otra comerciante.


"Los teléfonos móviles de las víctimas estaban en poder de José Luis, quien  se lo había regalado a su compañera de vida y el otro lo tenía él".

Cmdo. mayor Ramón Calderón.
Jefe PN - Matagalpa.