Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Lo enjuician por andar con una “Doberman”
Jairo José Altamirano Tijerino, de 22 años, está siendo enjuiciado en el Juzgado Primero Local Penal por portación ilegal de una “Doberman”, pero no se trata de una perra, sino de un revólver calibre 22 de la mencionada marca. El joven fue capturado el ocho de noviembre, después de que la Policía recibió información de que en las cercanías de la gasolinera de El Calvario estaban asaltando a la gente. Cuando las autoridades llegaron, efectivamente encontraron a tres sujetos en actitud sospechosa, mismos que tiraron al suelo dos cuchillos, pero fue a Altamirano a quien le encontraron el arma en la bolsa delantera derecha del pantalón. Tal como lo solicitó el fiscal Rolando Zapata, la juez Julia Mayorga admitió la acusación, liberó al reo en virtud de haberle decretado medidas alternas a la prisión. La audiencia inicial del proceso será el 21 de noviembre al mediodía.

No lo dejaron hablar
¿Puedo hablar?, preguntó Michael Josué Ayala, de 18 años, al juez Segundo Penal de Audiencias, José Luis Araica, pero éste le recordó su derecho a guardar silencio, porque de lo contrario la Fiscalía podía usar en su contra todo lo que dijera. Según la acusación que presentó Patricia Díaz, el imputado supuestamente amenazó con un arma blanca a Jorge Luis Aburto, para que un desconocido despojara a la víctima de su bicicleta montañera valorada en 1,500 córdobas. El hecho aconteció el ocho de noviembre por la tarde, en la Colonia “Máximo Jerez”. Clipton Ortega alegó que quien despojó a Aburto fue otra persona y que la acusación no era clara ni precisa, pero el judicial admitió la causa, le decretó al imputado medidas alternas a la prisión y programó la inicial para el 19 de noviembre. También ordenó al Instituto de Medicina Legal que valore al señalado, porque tiene heridas en la frente que le hicieron a la hora de su captura.

Con el cuerpo del delito en “las tapas”
El juez Segundo Penal de Audiencias, José Luis Araica, admitió el cargo de robo con violencia que la Fiscalía le achacó a Jerry Urbina Velásquez, de 18 años, a quien la Policía le ocupó las chapas que “escupió” de la boca tras aparentemente habérselas arrebatado de las orejas a Marlene Espinoza. Los hechos se dieron el ocho de noviembre, por la mañana, cuando la víctima descendió junto a su marido de la ruta 165 en el Mercado “Roberto Huembes”, pero cuando iba a cruzar la calle, presuntamente el acusado le arrancó los aretes. El marido de la víctima lo siguió y logró capturarlo con la ayuda de los vigilantes del centro de compras. El imputado dijo ante el juez que a él lo detuvieron por pasar cerca de donde fueron los hechos, pero no sabe nada de los mismos. El judicial le impuso medidas alternas a la prisión porque la afectada pudo recuperar sus chapas de oro. La audiencia inicial del proceso será el 19 de noviembre.

No entendió acusación, pero la niega
Porque supuestamente tiene 17 años, la juez Julia Mayorga le pidió al Instituto de Medicina Legal que determine la edad biológica del joven de iniciales A.A.N., quien está acusado por portación ilegal de armas en perjuicio del Estado, porque las autoridades le habrían ocupado una pistola calibre 32, Guiseppe Bresca italiana. Cuando la juez le preguntó al jovencito si había entendido la acusación, éste dijo que no, luego ella le volvió a explicar, pero igual dijo que no entendía, por lo que su abogado Clipton Ortega tuvo que explicársela por tercera vez. Finalmente, todo inseguro, dijo que sí comprendía, pero que a él no le habían ocupado nada. Según la acusación que el fiscal Rolando Zapata presentó ante la juez Primero Local, el siete de noviembre recibió información que indicaba que de la Subasta tres cuadras al oeste y una al norte, estaban cuatro personas asaltando con un arma de fuego. Cuando fueron a verificar, la Policía encontró al acusado y habrían visto el momento en que éste lanzó al suelo la pistola. Yáder Sasia arrestó al sospechoso y le solicitó el documento de portación del arma, pero éste no lo poseía. La judicial admitió la causa, le decretó medidas alternas a la prisión, le ordenó no ir a casinos ni cantinas y le programó la segunda audiencia del proceso para el 24 de noviembre.