•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“¡Justicia tardía, no es justicia! ¡Castigo para los agresores!”, era una de las consignas que familiares de Mariela de los Ángeles López Hondoy y un grupo de mujeres de la Asociación de Axayacalt, gritaban en las afueras del Juzgado, tras conocer que el juicio por el delito de femicidio fue interrumpido, debido a la ausencia del reo.

El acusado Israel Sandoval, está detenido en las celdas preventivas de la Policía, pero se desconoce las razones del porqué no fue llevado al Juzgado Especializado en Violencia de Masaya.

Para mí es un calvario estar viniendo aquí y que me digan que va a empezar de cero, ¡No es justo! Gasto C$50 en pasaje porque no puedo caminar”, señaló molesta Rosa María Palacios López, progenitora de la víctima.

Plazo se venció

“El plazo ya se venció, han trascurrido más de tres meses, este desgaste afecta no solo a los familiares de la víctima, sino a todos los involucrados. Lo más doloroso es que las interrupciones han sido por parte del Ministerio Público, que se supone representa los intereses del perjudicado”, dijo Elia Palacios, miembro de la Asociación Axayacalt.

“Hemos estado en otros procesos y nos hemos ido hasta medianoche, cuando se ve que hay voluntad de hacer las cosas. Ahora declararán de nuevo la mamá de la víctima y cada uno de los testigos, más la angustia de que no falte ningún declarante a tu favor”, expresó Palacios.

La titular del Juzgado Especializado en Violencia de Masaya, Socorro López, dijo que el Código Procesal Penal, establece que si a más tardar diez días de la suspensión no se renueva, se da por interrumpida y se inicia un nuevo juicio.

“Se tiene que tomar en cuenta los plazos de duración en proceso, pero en este caso él renuncia, los plazos, si está detenido son tres meses y si está libre son seis en los delitos graves, pero si renuncia—como en este caso-- se prorroga, entonces no hay necesidad de cambiarle medida cautelar, se mantiene la misma”, dijo la jueza.

Mariela de los Ángeles López Hondoy, fue estrangulada con un cargador de teléfono en las laderas del Coyotepe a finales de enero de este año.