•  |
  •  |
  • END

BUENOS AIRES, RIVAS

El titular del Juzgado de Distrito Penal de Audiencias de Rivas, Diógenes Dávila, aceptó este martes once de noviembre la acusación que interpuso el Ministerio Público contra el hombre que asesinó a machetazos a su propia madre, hecho acaecido en la comunidad de El Menco, del municipio de Buenos Aires.

El juez Dávila aceptó la acusación al final de la audiencia preliminar celebrada el once de noviembre. La Fiscalía acusó a Félix Antonio Salinas Mora, de 40 años, por parricidio en perjuicio de su madre Marcelina de los Ángeles Mora Hernández, de 68 años, y por amenazas de muerte en contra de Ana Rosa Mora Hernández, de 34 años.

El horrendo crimen se escenificó a las tres y media de la tarde del ocho de noviembre, cuando doña Marcelina se encontraba en la sala de su casa, ubicada del Centro de Salud de El Menco quinientos metros al sur.

A esa hora llegó Félix Antonio e inició una discusión con su madre, porque ésta no le dio dinero. Según Ana Rosa, tras la discusión, su primo macheteó a la víctima, y al oír los gritos de auxilio, ella ingresó a la casa y le asestó un garrotazo en la espalda al parricida.

Félix Antonio reaccionó al golpe y dejó de agredir a su madre, pero siguió a su prima manifestándole que “iba por ella”, en clara alusión a que sería su siguiente víctima; pero al final no le pudo dar alcance y regresó a la casa a lavar la sangre que había quedado impregnada en la puerta.

La denuncia de la Fiscalía indica que el agresor usó un machete de 78 centímetros de largo por cinco de ancho.

El autor del crimen reside en Managua, en la Colonia 14 de Septiembre, pero el siete de noviembre se trasladó a la casa de su mamá y al día siguiente cometió el crimen.

La acusación detalla que a las seis de la mañana del día del parricidio, Salinas Mora sostuvo una discusión, por lo cual su mamá lo echó de la casa, y él le respondió que se iba a arrepentir. Regresó por la tarde para cumplir su advertencia.

Cabe señalar que tras el crimen, Félix Antonio trató de huir cuando notó que un grupo de pobladores llegó a la casa a capturarlo, y se enrumbó hacia las costas del lago Cocibolca, para introducirse al agua.

Pero al final el parricida fue detenido y hasta apaleado por los pobladores, quienes con el apoyo de un miembro del Ejército que llegó a cubrir el proceso electoral lo entregaron a una patrulla policial.

En la audiencia preliminar, el juez fijó para el 18 de noviembre la realización de la audiencia inicial, en la que se dilucidará si Félix Antonio es remitido a juicio por parricidio y por amenazas en contra de su prima.