•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Fernando Palacios Rocha, de 30 años, le quitó la vida de dos disparos, uno en el pie izquierdo y otro en el ojo de ese mismo lado, a Róger Rolando Martínez Solórzano, de 27 años, porque este le reclamó por haberle faltado el respeto a su cuñada de 17 años.

Vecinos de Martínez Solórzano, en el barrio “Camilo Ortega”, relataron bajo condición de anonimato, que el crimen ocurrió el sábado a eso de las 5:00 pm, en la terminal de la Ruta 105, luego de que el joven arribó a ese lugar junto a la adolescente, porque le avisaron que su suegra había sufrido un accidente de tránsito.

Señalaron que Martínez Solórzano le reclamó a Palacios Rocha, porque manoseó a su cuñada cuando esta iba a abordar una unidad de transporte interurbano.

CONSTERNADOS

Según los testigos, Palacios tomó a Martínez Solórzano del cuello, lo bajó del bus y le disparó dos veces, por lo que murió instantáneamente.

Los familiares de la víctima se reservaron el derecho de brindar declaraciones, porque estaban consternados, pero los vecinos indicaron que Martínez Solórzano era técnico electricista y vivía con su novia, con quien tenía tres hijos: dos niñas de 5 y 1 año, y un niño de 8 años. Su cuerpo estaba siendo velado ayer en la casa de su abuela, en el barrio “Camilo Ortega”.

En tanto, familiares de Palacios Rocha, quienes pidieron no ser identificados, afirmaron que este trabaja como conductor de transporte pesado y por tal razón siempre andaba armado; sin embargo, afirmaron que no es una persona conflictiva, por lo que no se explican lo ocurrido.

Los vecinos de Martínez Solórzano también dijeron que Palacios Rocha no tenía problemas con nadie en el barrio, por lo que, según los testigos, salió corriendo llorando y diciendo que acababa de desgraciar su vida.

La vocería del Distrito III de Policía no dio detalles de la investigación, pero sí informaron que la familia de Martínez Solórzano aún no había interpuesto denuncia.

 

Seguí a la autora en Twitter: @Leylajt