•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tres viviendas y un vehículo incinerado es el resultado de un incendio que se propagó en el barrio Laureles Norte la mañana de ayer, uno de los perjudicados es el contador Rodolfo Enrique Silva Araica, de 50 años, quien recién había salido de la casa hacia su trabajo.

En la vivienda de Silva estaba estacionado el vehículo valorado en unos US$4,000 por lo que las autoridades policiales y bomberiles determinarán si fue en esta vivienda donde se inició el siniestro a eso de las 8:00 de la mañana y qué causa lo provocó.

“Yo miré el humo, pero no le puse mente y me fui a la venta, a medio camino la gente me llamó, ‘regrésese doña María que su casa se está quemando”, relató María Dolores Mendoza, de 80 años, propietaria de la vivienda vecina.

Los propietarios de las viviendas quemadas aún no cuantifican los daños causados por el incendio y están a expensas de la ayuda comunitaria y del gobierno para rehacer sus vidas.

Una afectada

Doña María fue asistida por los paramédicos de Cruz Roja, pero se rehusó ser trasladada a un -centro asistencial.

“Por el momento solo hemos atendido a una señora de 80 años, quien resultó afectada por el humo, pero se rehusó ir al hospital”, dijo el paramédico.

Agentes del Distrito VII estuvieron resguardando el lugar, hasta donde llegaron tres unidades con 25 agentes de la Dirección y el Benemérito Cuerpo de bomberos, quienes trabajaron para evitar que el incendio se propagara a las demás viviendas.

La principal problemática que enfrentaron los apagafuegos, fue la falta de hidrantes en el barrio, por lo que recomendaron a la municipalidad colocar uno por lo menos a una cuadra de distancia.

 

"En mi casa se perdió todo, nada pude recuperar porque no había nadie en la vivienda al momento del incendio".

Rodolfo Enrique Silva Araica

Uno de los afectados